• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Al menos en nueve estados de Brasil se realizaron concentraciones y marchas para respaldar la democracia y el Gobierno de Dilma Rousseff.

Al menos en nueve estados de Brasil se realizaron concentraciones y marchas para respaldar la democracia y el Gobierno de Dilma Rousseff. | Foto: @Brasil_de_Fato

Publicado 31 marzo 2016

Los brasileños se movilizaron para rechazar los intentos de golpe contra Dilma Rousseff y para recordar el inicio de la última dictadura en este país.

Miles de brasileños marcharon este jueves en diversas ciudades de este país en defensa de la democracia, a propósito de conmemorarse los 52 años del inicio de la última dictadura y contra los intentos de golpe contra el Gobierno de la mandataria Dilma Rousseff.

El dato: El golpe de Estado contra el presidente Joao Goulart se produjo el 31 de marzo de 1964, y marcó el inicio de la dictadura militar que se extendió hasta 1985.

Al menos en nueve estados de Brasil se realizaron movilizaciones, entre ellos, Pernambuco, Paraná, Ceará, Alagoas, São Paulo, Bahía, Maranhão, Rio de Janeiro y  Brasilia.

El poeta y cantante brasileño Chico Buarque en el acto por la democracia en Río de Janeiro expresó a una multitud emocionada "No va a haber golpe".

 
Chico Buarque, pela democracia

Chico Buarque, seu lindo!

Posted by Secretaria Nacional de Organização do PT on jueves, 31 de marzo de 2016

>> Barbosa: Acusaciones a Rousseff solo buscan derrocar su Gobierno

En Brasilia unos cien mil brasileños se sumaron a la convocatoria, según los organizadores. Los manifestantes rechazaron un golpe contra Rousseff, lo que representaría un retroceso a lo alcanzado durante su gestión y la de su sucesor Luiz Inácio Lula da Silva.

También se registraron manifestaciones contra la tentativa de golpe en Brasil en otras ciudades del mundo, como París en Francia, Munique en Alemania, Coimbra en Portugal y Barcelona en España.

>> Tribunal de Brasil deliberará este jueves el rumbo de Lula

En contexto

El Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.

Por ahora, el Congreso evalúa destituirla y, en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras investigan. 

El exmandataio Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también es investigado por el caso. El 4 de marzo fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa.

El pueblo brasileño se ha activado en diversas movilizaciones en "defensa de la democracia", no solo en apoyo a la actual presidenta de Brasil, sino al expresidente Da Silva, quien también se enfrenta a la posibilidad de que se le realice un juicio político por cargos de corrupción sin pruebas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.