• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una familia de Tanzania, compuesta por una mujer mayor, su joven esposa y tres niños varones.

Una familia de Tanzania, compuesta por una mujer mayor, su joven esposa y tres niños varones. | Foto: El Mundo

Publicado 20 mayo 2016

El matrimonio entre mujeres se realiza por beneficios personales y no por homosexualidad.

Las mujeres divorciadas o en edad no reproductiva de la tribu Kiura, en Tanzania, pueden verse en la necesidad de contraer matrimonio con otra mujer para no perder la legitimidad de su hogar y sus tierras. 

La tierra de la tribu, se sitúa en la aldea Tarime, al norte de Tanzania, en la región de los Mara. Entre sus tradiciones, defienden la circuncisión femenina y son capaces de argumentar que es una de las tradiciones más singulares que se puedan encontrar en el África subsahariana: las llamadas Nyumba Ntobhu (mujeres casadas con mujeres).

¿Por qué un matrimonio entre mujeres?


De acuerdo a sus costumbres y religiones, los hombres son quienes heredan la potestad de tierras, por lo tanto, las mujeres que no tuvieron hijos varones o que están viudas, tienen la posibilidad de casarse con otras mujeres que sí puedan "prestarle" a sus hijos. 

La unión no contempla las relaciones sexuales entre ellas, pero sí el apoyo mutuo para realizar las tareas diarias. 

La acción es una suerte de vientre de alquiler, pero con un propósito específico: heredar las tierras familiares, un derecho reservado a los hombres.

Además, las causas culturales que conllevan a esto son la violencia doméstica, las leyes tribales sobre la herencia y la falta de incentivo a un comportamiento paterno participativo y fiel (o simplemente a un “comportamiento familiar”).

La ley de matrimonio de 1971 incluye una declaración contra los abusos conyugales, pero no los prohíbe o aplica sanciones algunas por estos motivos.

¿A cambio de qué?


En cuanto la esposa (de la mujer) da a luz un varón, pasa a formar parte de la familia, que le da cobijo y protección.

Además puede participar en la crianza de su hijo vendido, aunque los padres oficiales serán el matrimonio principal. A su vez, la esposa también puede contraer matrimonio con otro hombre, pero si tiene un hijo varón se lo tiene que dar a la pareja que pagó por su casamiento.

El sistema también funciona como alternativa para evitar la violencia doméstica, que padece el 60 por ciento de las mujeres de esa región de Tanzania.

Es común en el sistema “Nyumba Nthobu” que dos mujeres casadas contraten a un hombre de confianza para ser el padre biológico de sus hijos, en un acuerdo que puede o no involucrar un pago con dinero, de esta manera, no tendrá oportunidad de reclamar a su hijo más adelante. 

La mujer elige a su "esposa"


La mujer es quien elige a su esposa y a los futuros padres de los hijos, dejando claro que el marido no se le puede acercar.

Las mujeres que deciden casarse con otra fémina, no siempre están casadas previamente con un hombre. De hecho, la mayoría de las mujeres acepta casarse con otras mujeres para tener una mejor vida, que de otra manera no tendrían.

Las Nyumba Ntobhu son recelosas de su intimidad, ya que el gobierno no ve con buenos ojos esta tradición de enlaces entre personas del mismo sexo, aunque sí las permite.

Matrimonio infantil 


El matrimonio infantil es otra de las preocupantes causas que llevan a las organizaciones internacionales a intervenir por las jóvenes, específicamente en Tanzania y otros lugares del mundo. 

Aproximadamente una de cada tres niñas en el mundo en vías de desarrollo se casa antes de los 18 años; una de cada nueve se casa antes de cumplir los 15.

En Afganistán, Bangladesh, Malawi, Nepal, Sudán del Sur, Tanzania, Yemen y Zimbabue descubrieron que el matrimonio precoz tiene consecuencias nefastas para toda la vida, que a menudo son completamente devastadoras o que paralizan la capacidad de una niña para disfrutar de una amplia gama de derechos humanos.

Tanzania tiene uno de los mayores números de embarazos adolescentes y nacimientos del mundo; una de cada seis adolescentes de entre 15 y 19 años queda embarazada, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, adoptados en septiembre de 2015, incluyen la eliminación del matrimonio infantil como una meta clave para 2030 con el objetivo promover la igualdad de género.

Primer matrimonio entre mujeres en América Latina


Dos mujeres de la ciudad de Buenos Aires fueron la primera pareja de Latinoamérica en contraer matrimonio religioso igualitario en una sinagoga. El rito de la religión judía, fue calificado como "un paso histórico" hacia una mayor "inclusión" porque "a partir de esto, otras comunidades van a aprobarlo también".

Argentina aprobó la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo desde el 15 de julio de 2010.

Una de las jóvenes explicó que esto les da la posibilidad de casarse "bajo la jupá" (palio nupcial) para participar de forma plena como familia de las distintas instituciones judías, sobre todo cuando tengan hijos.

En contexto 

El matrimonio entre mujeres en Tanzania, no implica el lesbianismo, en cambio es una forma de huir de la agresión física de los hombres y ocupar tierras legalmente. 
Las mujeres no son homosexuales, sino que buscan un apoyo en sus tareas diarias, además de quien les provea un hijo varón para asegurar su estabilidad económica. 
Generalmente, las viudas y las mujeres que están entrando en la tercera edad son las que buscan a mujeres menores para casarse, quienes aún estarían en edad de embarazarse. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.