• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Llamaremos a consultas y apoyaremos los movimientos sociales en Brasil, manifestó.

Llamaremos a consultas y apoyaremos los movimientos sociales en Brasil, manifestó. | Foto: EFE

Publicado 13 octubre 2015

Tras un encuentro con el presidente de Bolivia, Evo Morales, el mandatario venezolano hizo un llamado de atención sobre el panorama político en Brasil. 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió que no se quedará callado ante los intentos golpistas que se gestan contra su homóloga brasileña, Dilma Rousseff.

Tras la reunión que sostuvo con el presidente de Bolivia, Evo Morales, precisó que ambos ven “con mucha preocupación y alarma” la nueva modalidad de la oposición de ese país con lo que se busca atacar a Rousseff y, en general, a los procesos progresistas de la región.

De acuerdo con el mandatario, esa es la postura de los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Lea también: Brasil: oposición intensifica campaña contra Dilma Rousseff

“Llamaremos a consultas y apoyaremos los movimientos sociales en Brasil”, aseveró el mandatario venezolano sobre el respaldo que han demostrado estas organizaciones, las cuales han denunciado los intentos de Golpe de Estado contra Rousseff. 

Por otra parte, Maduro adelantó que fortalecerá las relaciones bilaterales con Bolivia a través de la creación del Plan Binacional 2015 – 2025, con el que esperan colaborar en materia enérgetica, tecnológica y militar en los próximos diez años.

Lea también: Congreso de Brasil denuncia nuevos intentos golpistas

En contexto

En la actualidad, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff se enfrenta a una campaña de desestabilización, encabezada por su contendor en las pasadas elecciones presidenciales Aécio Neves.
La ultraderecha en Brasil alega que Rousseff cometió actos de corrupción junto a otros miembros del Partido de los Trabajadores (PT), en el caso Petrobras.
Senadores del Congreso han denunciado el uso de influencia política por parte del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), organismo que alega que Rousseff presuntamente forjó cuentas administrativas en 2014.
Tales acusaciones desconocen que fue el propio Gobierno brasileño el que inició las investigaciones sobre el caso de Petrobras.
Movimientos sociales han alegado que el proceso contra la mandataria no solo busca forzar su salida antidemocrática sino que además, aspira reducir el protagonismo del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien ha manifestado su voluntad de postularse a las elecciones presidenciales de 2018. 
Los intentos golpistas contra Rousseff han sido denunciado por varias autoridades latinoamericanas. Este lunes, en entrevista exclusiva con teleSUR, el candidato a la vicepresidencia de Argentina por el gobernante Frente para la Victoria, Carlos Zannini, denunció que la derecha de la región realiza acciones tanto en Brasil como en Venezuela, Ecuador y Uruguay para mantener las democracias débiles. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.