• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La medida constituye un desafío a la Casa Blanca, que se comprometió a recibir a unas 10 mil personas de dichas naciones en los próximos seis años.

La medida constituye un desafío a la Casa Blanca, que se comprometió a recibir a unas 10 mil personas de dichas naciones en los próximos seis años. | Foto: Reuters

Publicado 21 noviembre 2015



El Presidente estadounidense intenta humanizar el rostro de la crisis desatada por las oleadas de personas que emigran de Medio Oriente.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, declaró este sábado que la seguridad nacional no significa cerrar las fronteras a los refugiados, en alusión al bloqueo del plan de asentamiento de refugiados por parte del Congreso estadounidense, lo cual hace la admisión de estos prácticamente imposible. 

Obama explicó desde un centro humanitario en Kuala Lumpur, Malasia, donde se encuentra para participar en la III cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean, por su sigla en inglés), que ya han demostrado que puede acoger a los que huyen de la guerra y garantizar "nuestra seguridad nacional".

En este sentido, consideró que los menores en el centro que escaparon de conflictos en Myanmar, Somalia y Sudán, "son iguales a cualquier niño estadounidense. La idea de que debemos tenerles miedo, de que la política de alguna manera nos llevaría a apartar la vista de su situación, no refleja lo mejor de nosotros"

En contexto: La Cámara de Representantes de Estados Unidos, de mayoría republicana aprobó el pasado jueves por 289 votos a favor y 137 en contra, el proyecto denominado Ley de Seguridad Norteamericana contra Enemigos Externos (SAFE), que intenta endurecer los requisitos de admisión de refugiados sirios e iraquíes.
De convertirse en ley, limitaría la aceptación de refugiados hasta que el director del FBI, el secretario de Seguridad Interior y el director de Inteligencia Nacional certifiquen personalmente que cada individuo en particular no supone una amenaza a la seguridad nacional, proceso que demoraría unos dos años para cada caso. 

Lea también: Congreso estadounidense impide la admisión de refugiados sirios 

Sin embargo, el mandatario estadounidense amenazó con vetar la legislación si la aprueba el Senado y llega a su despacho, porque resulta "insostenible", no proporcionaría seguridad adicional para el pueblo estadounidense, y solo crearía retrasos y obstáculos significativos para las personas que huyen del conflicto en el Medio Oriente.

 

 

 

El Dato: Se conoció que la propuesta SAFE constituye un acto de xenofobia, tiene matices electorales.
El vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, manifestó que volver la espalda a los refugiados sirios supone poner "las cosas en bandeja a los terroristas" del EI, que promueven un "choque de civilizaciones". 

Por su parte, el precandidato por el partido Repúblicano, Donald Trump, señaló que los terroristas del autodenominado EI podrían entrar como un "caballo de Troya" en Estados Unidos, camuflados como refugiados. 

Trump respalda la idea de crear una base de datos para monitorear a los musulmanes, así como el cierre de mezquitas, a fin de combatir el terrorismo islamista.

Sin embargo, tras muchas críticas se distanció de la idea de la base de datos, al asegurar que no fue él quien la sugirió, sino que lo hizo un "periodista", e insistió en que lo que respalda es una "lista de observación" de sospechosos de terrorismo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.