• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Jamenei expresó que la violencia en Mynamar no es solo un conflicto interreligioso, también hay un factor político, debido a que el Gobierno es quien dirige los hechos.

Jamenei expresó que la violencia en Mynamar no es solo un conflicto interreligioso, también hay un factor político, debido a que el Gobierno es quien dirige los hechos. | Foto: IRNA

Publicado 12 septiembre 2017

Seyed Ali Jamenei, se debe presionar al Gobierno de Myanmar para que cese los crímenes contra los rohinyás.

El líder iraní Seyed Ali Jamenei, hizo este martes un llamado para que se tomen medidas sobre las acciones violentas del Gobierno de Myanmar y detengan los genocidios contra los rohinyás.

Como representante superior de la comunidad islámica, Jamenei solicitó este martes a todo el mundo se endurezca la presión sobre Myanmar.

Jamenei expresó la necesidad de “aumentar las presiones políticas y económicas al Gobierno de Mynamar, y denunciar los crímenes que comete (contra la minoría musulmana Rohinyás) ante los círculos internacionales”.

>>Irán y Turquía cooperan para detener genocidio de rohinyás

Asimismo, el ayatolá criticó el “mutismo y la falta de acción” de los “llamados defensores de los derechos humanos” frente a los crímenes y desplazamientos de los rohinyás en Myanmar. 

En Myanmar, se desarrolla una discriminación y persecución sobre los musulmanes rohinyás, debido a que los ataques del Ejército y la policía del Estado contra esa comunidad se incrementaron en las últimas semanas, causando miles de muertos y un gran flujo de desplazados hacia Banglandés.

A pesar de que diferentes organizaciones internacionales piden el cese a la violencia, el Gobierno de Myanmar rechazó finalizar las operaciones militares que pretenden facilitar la entrada de ayuda humanitaria en el estado de Rajine, en beneficio de los rohinyás.

>>Ejército rohinyá anuncia alto el fuego unilateral en Myanmar

Jamenei expresó que la crisis en Mynamar no es solo un conflicto interreligioso entre budistas y musulmanes, sino un asunto político.

“Aunque es posible que la intolerancia religiosa haya afectado a la situación, esto se trata de una cuestión política, ya que es el Gobierno el que dirige los hechos”, precisó el dirigente.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.