La mujer, columna vertebral de la Revolución Cubana | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El acoso sexual es considerado un delito en Cuba. Existen leyes severas contra quienes ejercen el proxenetismo y la trata de personas. 

El acoso sexual es considerado un delito en Cuba. Existen leyes severas contra quienes ejercen el proxenetismo y la trata de personas.  | Foto: EFE

Publicado 30 noviembre 2017

El gobierno cubano abre los espacios para que las mujeres asuman cargos de dirección. Algunas organizaciones de masas están por encima del número de hombres, como ocurre en los Comités de Defensa de la Revolución y la Central de Trabajadores de Cuba y sus sindicatos.

La incorporación de la mujer a la vida pública y política de Cuba es un hecho desde que en 1959 triunfara la Revolución. 

En 1960 se creó la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), un espacio político que reunió a todas las agrupaciones femeninas revolucionarias.

En aquel evento, el máximo líder del gobierno cubano, Fidel Castro, definió como una línea central de acción de la Revolución la reivindicación del papel histórico de la mujer y su incorporación en todos los órdenes de la vida social. 

Instó a la recién creada federación a trabajar para "hacer desaparecer hasta el último vestigio de discriminación y tenga, la mujer cubana, por  sus virtudes y por sus méritos, el lugar que le corresponde en la historia de la Patria". 

>> Cinco mujeres que fueron claves en la Revolución de Octubre

En el marco de esta nueva forma de hacer política, vale la pena destacar la participación de las mujeres en las elecciones generales que se celebraron el pasado domingo en la isla caribeña.

De acuerdo a cifras oficiales, de un total de 27.221 candidatos nominados, el 35,4 por ciento eran mujeres. De esta cifra, el 19,4 por ciento eran mujeres jóvenes. Asimismo, el 63,5 por ciento de las circunscripciones electorales tuvo al menos una mujer nominada y el 69 por ciento de las autoridades electorales eran también féminas.

Si bien es cierto que estos números ponen en evidencia que aún existe una preferencia por el género masculino para ejercer funciones dentro de la política nacional de Cuba, también reflejan un aumento en los niveles de participación femenina en procesos electorales recientes, en contraste con la celebración del primer proceso electoral, en el que solo tuvieron una representación del 8 por ciento. 

La incorporación a la vida política y social de la población femenina es un triunfo de la Revolución. He aquí algunos de los más destacados. 


Logros alcanzados desde 1959

Desde que la Revolución obtuvo el poder político en la isla, múltiples han sido los esfuerzos de diversos sectores de la sociedad por reivindicar  los derechos de las mujeres, empezando por ellas mismas.

La creación en 1960 de la Federación de Mujeres Cubanas tuvo como objetivo consolidar un ente articulador que permitiera, mediante la instrumentación de nuevos mecanismos — jurídicos, sociales y culturales — incorporar de manera progresiva a la mujer a los espacios de la vida social.

Entre los más destacados están:

- Creación de cursos para aprender a coser, lo que permitió la reinserción social de antiguas prostitutas, que en su mayoría eran de origen campesino y de los estratos más vulnerables.

- Creación de la Campaña de Alfabetización, lo que permitió la integración y capacitación educacional de las mujeres. Con esta política, un gran número de muchachas jóvenes abandonaron el territorio doméstico y desarrollaron, por primera vez, funciones de manera independiente.

El acoso sexual es considerado un delito y existen leyes severas contra quienes ejercen el proxenetismo y la trata de personas. 
Foto: CubaDebate

- Creación de la revista Mujeres, un órgano de la FMC que tenía por objetivo difundir la contribución de la mujer cubana a la educación, producción y la cultura del país.

- Promoción de campañas para la incorporación de la mujer al trabajo remunerado y combatir la discriminación en tareas laborales tradicionalmente desarrolladas por hombres. 

Sin duda, estos avances representaron un punto de quiebre para la sociedad cubana, la que, a pesar de estar viviendo un período de plenas transformaciones, mantenía como parte de su identidad social "el peso de la tradición", en tanto el hombre era la figura de poder, el proveedor y responsable de la familia.

>>  Latinoamérica, la región más peligrosa del mundo para las mujeres

A lo largo de estos 58 años, el país ha construido un marco jurídico que ampara e impulsa el empoderamiento de las mujeres. Por ejemplo, el aborto y el divorcio son derechos conquistados por la sociedad cubana, así como la obtención del salario igualitario para hombres y mujeres. 

La directora ejecutiva de las Naciones Unidas Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, reconoció los avances de Cuba en materia de igualdad de género y empoderamiento femenino, que representan progresos excepcionales en comparación con otros países de la región y del mundo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.