• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El agua que se vertirá al mar contiene tritio, una sustancia que aumenta el riesgo de cáncer y otras enfermedades.

El agua que se vertirá al mar contiene tritio, una sustancia que aumenta el riesgo de cáncer y otras enfermedades. | Foto: EFE

Publicado 22 abril 2016

Pescadores están preocupadas por la fauna del mar, pero especialistas que indican que el componente radiactivo del agua es más peligroso para los seres humanos

Japón verterá agua radioactiva al océano para solucionar los problemas derivados del mantenimiento de la planta nuclear de Fukushima, dañada en el año 2011 por un tsunami que devastó al país.

>> Muro de hielo evitará fuga de agua radiactiva en Fukushima

Los especialistas indican que la planta se está quedando sin espacio para almacenar las enormes cantidades de agua radiactiva que genera el esfuerzo diario de mantener fríos los reactores de esta planta.

Según indica el diario The Telegraph, cada día se bombea a la central 300 toneladas de agua para la tarea de enfriamiento, y dicha agua queda almacenada en miles de tanques con residuos de tritio, una sustancia nociva para la salud.

Este componente puede ser retirado del agua en laboratorios especializados, pero hacerlo sería "absurdamente caro", por lo que la solución más fácil que encontraron es verter las "toneladas de basura nuclear al océano", explicó el medio.

>> Extraño suceso provoca mortandad de peces en Bolivia

Aunque los especialistas indican que verter esta gran cantidad de agua contaminada al mar sería solo como arrojar "una gota en un cubo", muchos ciudadanos japoneses están asustados y molestos. Los pescadores son unos de los que más cuestionan el proyecto porque temen que la liberación del agua radiactiva devaste el ecosistema acuático local.

Los especialistas no se han mostrado preocupados por el efecto que tiene el tritio sobre los peces, como sí les angustia el impacto del componente sobre la salud humana. Este elemento radiactivo va directamente a los tejidos blandos y órganos del cuerpo y eso podría aumentar el riesgo de cáncer y otras enfermedades.

Por su parte, el Gobierno de Japón trata de minimizar el impacto de su medida en la opinión pública. Frente a medios televisivos locales, el secretario del Parlamento de Japón, incluso bebió un vaso de agua contaminada tomada de un charco en el interior de los reactores.

>> Los terremotos más devastadores de los últimos años

En contexto
El 11 de marzo de 2011, Japón vivió el mayor terremoto de su historia, con una magnitud de 9 grados en la escala Richter, el cual fue seguido de un tsunami que devastó a la ciudadanía.
A consecuencia de la envergadura del desastre natural la planta nuclear Fukushima I se quedó sin acceso a la electricidad y sus reactores comenzaron a calentarse.
Por esta razón, un área de 30 kilómetros fue desalojada y un grupo de al menos 25 funcionarios se expusieron a la radiación para atender la crisis. Ellos sufrieron alteraciones genéticas. Otros tres operarios terminaron con quemaduras solo por entrar en contacto con agua radiactiva.
Sin embargo, esto no detuvo a la empresa que maneja la planta, la operadora Tokyo Electric Power (TEPCO), para que lanzara en abril de ese año más de 11 mil 500 toneladas de agua contaminada con radiactividad al mar.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.