• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Alrededor del 65 por ciento de los agricultores japoneses tienen más de 65 años.

Alrededor del 65 por ciento de los agricultores japoneses tienen más de 65 años. | Foto: EFE

Publicado 23 abril 2016

Japón planea gastar cuatro millones de yenes (36 millones de dólares) al año para promover la automatización de las granjas. Se prevé desarrollar 20 tipos diferentes de robots.

Japón invertirá unos 36 millones de dólares para desarrollar robots y los tractores sin conductor que puedan ser empleados en los trabajos de siembra del campo.

Siete representantes del sector de agricultura de diferentes países se reunieron por primera vez en la prefectura norte de Japón para discutir la manera de satisfacer la creciente demanda de alimentos en un contexto en el que los campesinos de avanzada edad se retiran sin dejar sucesores.

>> El Día de Lucha Campesina contra el neoliberalismo

El ministro de Agricultura, Hiroshi Moriyama, expuso su idea de sustituir los productores que se retiran con tractores autónomos y robots cargadores.

"El envejecimiento de los agricultores amenaza la sostenibilidad de las comunidades agrícolas en Japón, como a la población a nivel mundial, que está en expansión y con ello el aumento de la necesidad de impulsar la producción de alimentos para satisfacer la demanda", señaló Moriyama en el discurso de apertura de la reunión de los siete miembros.

>> Japón verterá agua radiactiva de Fukushima al océano

"No hay otras opciones para los agricultores, sino la que se basen en tecnologías desarrolladas por las empresas, si quieren aumentar la productividad mientras los trabajadores están envejeciendo", dijo Makiko Tsugata, analista de la banca Mizuho Securities Co. en Tokio.

Foto: EFE

En contexto

La cantidad de tierras agrícolas sin cultivar casi se ha duplicado en las últimas dos décadas, en el último año unas 420 mil hectáreas sin producción.

La escasez de jóvenes interesados en dedicarse en la agricultura preocupa a las autoridades porque puede hacer que la dependencia de Japón en las importaciones de alimentos se profundice, un país en el que el 60 por ciento de los alimentos que consume viene del extranjero.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.