• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las FARC-EP y el Gobierno colombiano acuerdan medidas para el desescalamiento del conflicto armado

Las FARC-EP y el Gobierno colombiano acuerdan medidas para el desescalamiento del conflicto armado | Foto: AP

Publicado 23 julio 2015





Naciones Unidas y Unasur harán verificación y monitoreo de los resultados obtenidos en cada reunión.

Representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y del gobierno colombiano inician este jueves en La Habana, capital de Cuba, el ciclo 39 de los Diálogos de Paz.

La agenda incluye continuar la discusión sobre las víctimas y desescalamiento del conflicto, tras los acuerdos alcanzados en materia agraria, participación política y cultivos ilícitos.

Por parte de las FARC-EP, 17 integrantes de su delegación de paz han sido rotados para dar participación a nuevos delegados de la insurgencia a partir del ciclo que inicia este jueves.

De acuerdo con información de la Presidencia colombiana, ninguno de los cambios dentro de la representación de las FARC-EP incluyó modificaciones dentro del Secretariado.

Cese al fuego

El diálogo correspondiente al actual ciclo iniciará con el tema del desescalamiento del conflicto, tras la sexta tregua unilateral anunciada recientemente por las FARC-EP, como gesto de buena voluntad en procura de la paz.

Al finalizar el ciclo 38, el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la insurgencia acordaron, a través de un cronograma, continuar con las negociaciones y realizar los esfuerzos necesarios para alcanzar la firma de un acuerdo final.

Desminado

Por su parte voluntarios del Ejército colombiano y delegados de las FARC-EP retomaron el miércoles las actividades del plan piloto de desminado humanitario en el municipio de Briceño, departamento de Antioquia (noroeste de Colombia)

No deje de leer: ¿Qué es el desminado y por qué importa en Colombia?.

En contexto
La delegación del grupo insurgente en La Habana, Cuba, ratificó el lunes su deseo de terminar con el conflicto armado que asedia a la nación desde hace más de medio siglo, y recalcó nuevamente la necesidad de que el Estado colombiano elimine las fuerzas del paramilitarismo, además del cese de las hostilidades por parte del Ejército. 
El cese al fuego fue aceptado por Santos y extendido de uno a cuatro meses (termina en noviembre) en función de concretar el desescalamiento de la confrontación en las zonas de combate, un paso decisivo para el fin del conflicto armado en la nación andina.

Lea tambiénPiedad Córdoba: la paz se conseguirá con el cese al fuego.

 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.