• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La empresa líder en materiales de construcción en el mundo tiene plantas y procesadoras en más de 90 países.

La empresa líder en materiales de construcción en el mundo tiene plantas y procesadoras en más de 90 países. | Foto: Reuters

Publicado 22 junio 2016

La negociación resultó tras acuerdos entre militantes del grupo terrorista y los administradores de la empresa Lafarge.

La empresa cementera francesa más importante del mundo, Lafarage, tuvo negocios turbios con los terroristas del autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) para continuar sus ventas en Jalabiya (norte de Siria) en medio del conflicto armado. Los pagos y las conexiones con el grupo yihadista se habrían dado entre 2013 y 2014.

>> Daesh podría atacar bases estadounidenses en Corea del Sur

El diario francés Le Monde indicó que "la cementera del grupo francés Lafarge en Jalabiya, en el norte de Siria, pagó impuestos a Daesh entre 2013 y 2014 con el fin de seguir funcionando durante la guerra".

La empresa líder en materiales de construcción en el mundo fundada en 1833, adquirió la cementera de Jalabiya, a 150 kilómetros al noreste de Alepo en el 2007 y empezó a funcionar en 2010. Un año después estalló la guerra en Siria.

En 2013 la presencia del Daesh en la región obligó a la cementera a negociar el derecho de paso por sus puestos de control para sus camiones, requisitos que perduraron por un poco más de un año, hasta el 19 de diciembre de 2014 cuando la planta dejó de operar, tras lo cual el Daesh decidió finalmente apoderarse de la cementera.

El dato:  En febrero de 2015, las fuerzas kurdas liberaron la planta y posteriormente se convirtió en una base de las fuerzas especiales occidentales, francesas, estadounidenses y británicas que apoyan a los kurdos contra el Daesh,.

Lafarge por su parte ofreció reiteradamente a los radicales relanzar la fábrica bajo la condición de repartir las ganancias, pero los yihadistas rechazaron todas las propuestas, afirmó Le Monde.

>> Alianza Irán, Rusia y Siria permitió liberar a Faluya del Daesh

Además de haber pagado a los militantes, los representantes de Lafarge también habrían comprado petróleo de las refinerías ocupadas por el Daesh para el éxito de su producción. De ese modo, también habrían financiado las actividades del grupo de manera indirecta.

La directiva de Lafarge, por su parte, confirmaron que realizaron trabajos en esa planta entre 2010 y 2014, pero no se refirieron a las acusaciones del diario. La empresa dijo: “Cuando la guerra se acercaba a la zona de la planta, la prioridad absoluta de Lafarge fue siempre la de asegurar el bienestar y la seguridad de su personal mientras estudiaba la clausura de la planta”.

En contexto

La empresa se fusionó con la suiza Holcim en 2015, LafargeHolcim, denominada así desde su unión, ha tenido en Colombia implicaciones sociales por las que ha sido señalada.

En en el 2006 el Tribunal Permanente de los Pueblos señaló que la empresa, junto con Cemex y Ladrillera Santafe, fue la responsable de “la persecución y el exterminio del sindicato de trabajadores Sintraminercol”.

En 2010, la actividad minera de Holcim en el río Tunjuelo (Colombia) fue suspendida de manera preventiva por contaminación de las aguas y enfrentó sendas multas por daño ambiental.

El gigante de materiales de construcción tiene plantas y procesadoras en más de 90 países.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.