• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El reto era enseñarle a un pueblo acostumbrado a delegar el poder, que éste tiene la capacidad para dirigir su camino.

El reto era enseñarle a un pueblo acostumbrado a delegar el poder, que éste tiene la capacidad para dirigir su camino. | Foto: EFE

Publicado 5 marzo 2016

El desafío para los pueblos de estos tiempos es mantener vivo el legado del comandante Hugo Chávez, a pesar de todos aquellos frentes que procuran destruir los avances alcanzados por este máximo representante de este movimiento. 

El comandante Hugo Chávez fue sin duda el responsable de impulsar una nueva construcción del significado de democracia, así lo expuso el analista internacional, Fernando Vicente Prieto, bloguero de TeleSUR.

“Acelerar la transición pasa necesariamente por acelerar el proceso de restitución del poder al pueblo. El vivo, efectivo y pleno ejercicio del poder popular protagónico es insustituible condición de posibilidad para el socialismo bolivariano del siglo XXI”, expresó el líder de la Revolución Bolivariana, quién -desde la perspectiva de Prieto- pasó a la historia futura. 

>> Chávez: nombrar y hacer la democracia del siglo XXI

Ganadas las elecciones del 7 de octubre del 2012, el objetivo de Hugo Chávez estaba claro, de allí que expresara: “Para avanzar hacia el socialismo, necesitamos de un poder popular capaz de desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación que subsisten en la sociedad venezolana, capaz de configurar una nueva sociabilidad desde la vida cotidiana". 

Así pues, la formación de misiones, comités de tierra y de agua, consejos locales de planificación, movimientos campesinos, colectivos barriales y culturales, medios comunitarios y una gran diversidad de formas de organización política y social empezaron a nacer y crecer en todo el país, explica el experto en política. 

A juicio de Vicente Prieto, cuando Chávez presentía su eminente partida, el 20 de octubre del 2012, encomendó como su reliquia más preciada la tarea de resguardar el corazón de su estrategia política: el Poder Popular. "Nicolás, te encomiendo las Comunas como a mi propia vida. Es Comuna o nada”, recalcó a quién sería el nuevo representante del Gobierno bolivariano.

Nicolás, te encomiendo las Comunas como a mi propia vida. Es Comuna o nada. Hugo Chávez

¿Quién dijo que el camino sería fácil?

Para el analista, el trayecto recorrido por la Revolución Bolivariana para la transformación de Estado, no fue fácil, aún cuando las fuerzas movilizadoras del cambio se encontraban en la misma cúspide, en el epicentro del poder, éstas aún debían luchar contra las costumbres heredadas de la democracia rentista.

>> Chávez, tres años después

De allí que, según explicó, las cadenas mediáticas fueran utilizadas como una herramienta para deslegitimizar el proceso de transformación de la Revolución y posicionarla en el imaginario de la opinión pública como un “Régimen chavista”, autoritario, corrupto y opresor, liderizado por un tirano o autócrata.

No obstante, el reto no venía solo de fuerzas externas, sino también internas; puesto que, como todo proceso transformador, se hizo necesario "crítica profunda" hacia el liberalismo de izquierda y se puso en evidencia la necesidad de debatir en todos los terrenos de la política y de lo social, más allá del típico discurso del “contrapoder” o “anti-poder”, para efectivamente darle el protagonismo a la construcción del poder popular

Nada se ha perdido

El blogero de teleSUR, afirmó que, como todo buen líder, el comandante Chávez tuvo la capacidad de prever "el probable juego de fuerzas en este escenario".

De allí que durante su campaña electoral, Chávez hiciera tanto énfasis en sus frases cortas, pero muy emblemáticas por lo cargadas de contenido como eras, como un modo para marcar el camino a seguir para el pueblo y para sus futuros líderes: “Unidad, unidad, unidad”, para afrontar los momentos de dificultad; “Comuna o nada”, para asentar el proyecto que Nicolás Maduro debía continuar; y “Chávez ya no soy yo. Chávez es un pueblo. Todos somos Chávez”, para indicar que la responsabilidad de que se sontenga la Revolución no recae sobre los hombros de un hombre, sino sobre el colectivo.

>> Las frases que inmortalizaron a Hugo Chávez

Por eso, es que para Prieto, "el desafío para los pueblos de estos tiempos es recuperar el legado del comandante Hugo Chávez como práctica actual, viva, cotidiana", hacerle frente a las estrategias política: económica, diplomática, militar, ideológica y cultural que intentan restaurar el orden capitalista y la democracia representativa, y no protagónica, en América Latina y el Caribe.

"Pero nada ha sido en vano, y ningún retroceso parcial puede considerarse definitivo mientras haya organización y orientación para la batalla (...) Chávez como proyecto histórico, como programa político y como sujeto popular sigue a la orden para el mismo combate", finalizó en su reflexión.

CONTEXTO

El proceso de transformación del Estado venezolano se sitúa desde los inicios del primer mandato de Hugo Chávez Frías en el año 1999, cuando se convoca a una Asamblea Constituyente con el objetivo de darle mayor participación al pueblo.

Esto quedó demostrado cuando el pueblo tuvo la oportunidad de ratificar su participación en dos ocasiones: la primera, para manifestar su acuerdo de convocar a la Asamblea constituyente, y la segunda para aprobar el nuevo ordenamiento jurídico.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.