• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Antonio José de Sucre lideró la Batalla de Ayacucho tras el triunfo en Junín.

Antonio José de Sucre lideró la Batalla de Ayacucho tras el triunfo en Junín.

Publicado 9 diciembre 2015

La Batalla representa el fin de grandes campañas en América del Sur por la Independencia 

Un día como hoy, pero hace 191 años se libró en Ayacucho al suroeste de Perú, la Batalla que conquistó la Independencia de ese país suramericano contra el imperio español. 

La lucha que se desarrolló en la Pampa de Quinua, donde el Ejército Unido Libertador combatió contra los realistas para poner punto final al Virreinato que se encontraba arraigado en la nación suramericana. 

Fueron entre 5 mil y 8.500 hombres que se unieron a la causa del venezolano, Antonio José de Sucre, quien compartía el ideal bolivariano de liberar los pueblos latinoamericanos, se ganó ese lugar tras el triunfo de la Batalla de Junín.

Con hombres de Venezuela, Panamá, Ecuador, Chile, Colombia, Argentina, entre otros, salió al suroeste de la nación peruana, para enfrentarse a un Ejército que lo superaba en número, más de 9 mil hombres comandados por José de la Serna, según documenta Historia general de los peruanos desde sus orígenes hasta el presente, de Federico Kauffmann Doig. 

Entre los días 5 y 6 de diciembre de 1824, los liberales pasaban por Huaychao para llegar al campo final pero, la idea de los realistas era frenar su paso a través de Huamanguilla; lo que condujo a pequeños enfrentamientos antes de la lucha más importante. 

Los patriotas llegaron a la Pampa a 12 kilómetros de la ciudad, mientras que los conservadores se apostaron en el Cerro de Condorcunca. 

"¡Soldados!, de los esfuerzos de hoy depende la suerte de América del Sur; otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia. ¡Soldados!: ¡Viva el Libertador! ¡Viva Bolívar, Salvador del Perú!” fueron las palabras del Gran Mariscal, Antonio José de Sucre antes de iniciar el enfrentamiento. 

Sucre ordenó el Ejército en tres divisiones y una caballería: sus batallones  Bogotá, Boltijeros, Pichincha y Caracas, encabezado por el General José María Córdova; los húsares de Junín y legión peruana junto a otros tres batallones, liderados por el General La Mar; los granaderos y húsares de Colombia, con el General Guillermo Miller; y en reserva los batallones Rifles, Vencedor y Bargas, de la primera division de Colombia, al mando del señor General Jacinto Lara.

Este hecho no fue previsto por los realistas, quienes se avalanzaron desde el Cerro de Condorcunca en una especie de línea recta, contra la división de Córdova y la caballería de Miller, las cuales supieron capitalizar la premura del ejército español. 

Inmediatamente, el General Juan Antonio Monet avanzó con dos de sus batallones al campo, sin embargo, fue infructuosa la lucha, ocasionando la muerte de Monet. Mientras tanto Lara y La Mar desplegaron sus fuerzas contra las de Gerónimo Valdés, obligándolas a retroceder. 

El desorden reinó entre el Ejército Real de Perú y causó bajas de más de 1.800 hombres y haciendo prisioneros a más de 3 mil. 

Tras más de cuatro horas de lucha, José de Canterac recibió a uno de los patriotas, quien ofrecía una capitualción, que fue aceptada luego de varias horas. 

“Perú, ha tenido que ceder el campo a las tropas independientes; y debiendo conciliar a un tiempo el honor a los restos de estas fuerzas, con la disminución de los males del país, he creído conveniente proponer y ajustar con el señor general de división de la República de Colombia, Antonio José de Sucre, comandante en jefe del Ejército unido libertador del Perú", reza parte de la capitulación.

La noticia llegó a oídos del Libertador, Simón Bolívar, quien para entonces residía en Lima, capital de Perú, celebró la victoria, que significó la última batalla por la emancipación suramericana. 

Fue en 1836, que España terminó por aceptar la soberanía de la nación peruana, con el establecimiento de Confederación Perú-Boliviana y la creación de una Constitución. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.