• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Jesús Santrich, integrante de la comisión por las FARC-EP desde el Palacio de Convenciones en La Habana, Cuba.

Jesús Santrich, integrante de la comisión por las FARC-EP desde el Palacio de Convenciones en La Habana, Cuba. | Foto: EFE

Publicado 16 septiembre 2015

El ciclo 41° de los diálogos de paz entre Colombia y grupos de izquierda, que reclaman protagonismo político en ese país, se da en el marco de tercer aniversario de las mesas de diálogo, que arrancaron el 4 de septiembre de 2012 en Noruega, pero continuaron el 17 de septiembre de ese año en La Habana, Cuba. 

Este miércoles, continúa el ciclo número 41 de los diálogos de paz de entre las delegaciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el gobierno de Colombia en La Habana, Cuba. 

La jornada contará con la participación de Jean Arnault, delegado del secretario general de la ONU, y de José Bayardi, de la presidencia de Unasur, hecho que fue saludado por las FARC-EP, por el compromiso internacional que representa la meta de culminar con el conflicto armado, destaca Prensa Latina.

A través de un comunicado los grupos beligerantes recordaron los más de 250 muertes que ha causado la guerra interna en Colombia por más de 50 años, la cual ha generado seis millones de desplazados, 50 mil desaparecidos, siete millones de hectáreas de tierra expropiada a sus humildes dueños y millones de compatriotas expulsados al exilio por razones económicas y políticas.

Lea también: Diálogos de paz colombianos abordan justicia transicional

“Centenares de dirigentes sindicales, líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados y más de seis mil militantes y dirigentes del movimiento político de izquierda Unión Patriótica ultimados a tiros por escuadrones de la muerte al servicio del régimen; sin hablar de otras gravísimas consecuencias sociales, económicas y ambientales” reza el texto.

En ese sentido, los grupos mediadores por la paz reconocieron que el papel de los organismos internacionales y demás gobiernos es vital, para que se dé el fin del conflicto bélico. 

Las FARC-EP aseguraron que “en ambas delegaciones hay voluntad política, franqueza, transparencia y la firme decisión de legar a las futuras generaciones un país más justo, en paz, en plena democracia, respetado y reconocido por la comunidad internacional”. 

Defensa en los derechos campesinos

Por otra parte, a través de un nuevo comunicado las FARC-EP llamaron la atención del Gobierno colombiano, en torno a los derechos de tierras de los campesinos.

Además, los grupos izquierdistas denunciaron las crecientes privatizaciones que se están llevando a cabo en la  altillanura colombiana. 

EL DATO

Siete millones de campesinos en Colombia han sido desplazados por el conflicto armado, según 
el presidente de la Federación Sindical Agraria (Fensuagro), Eberto Díaz.

Antes de dar inicio a las mesas de diálogo, aseguraron que se está “cooptando o corrompiendo a líderes de las comunidades para proceder a actuar a sus anchas bajo un viciado cobijo legal”. 

Afirmaron que diversas empresas privadas están “presionando” de forma sistemática a los pueblos campesinos para alcanzar la explotación de tierras sin medir las consecuencias que sufren las comunidades rurales y el mismo medio ambiente. 

Lea también: Ecuador aspira acoger diálogo de paz colombiano 

En contexto

En 2012 iniciaron los Diálogos de Paz entre Colombia y grupos beligerantes del país neogranadino.
Desde entonces la OEA, Unasur, Celac, Comunidad Andina y la Humans Right Whatch han respaldado las mesas de negociaciones que se llevan a cabo en La Habana, Cuba para finalizar el conflicto armado. 
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos ha asegurado que Cuba ha jugado un papel clave y entusiasta para que las partes lleguen a un acuerdo. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.