• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Ministerio de Hacienda exigirá cada mes una relación de partidas y las pagará con los anticipos de la financiación autonómica.

El Ministerio de Hacienda exigirá cada mes una relación de partidas y las pagará con los anticipos de la financiación autonómica. | Foto: Público

Publicado 15 septiembre 2017

El ministro de Hacienda, Cristobál Montoro, dio plazo de 48 horas al presidente de Cataluña, Carlos Puigdemont, para que presente un plan de recorte de gastos sin afectar los servicios básicos.

El Gobierno español intervino este viernes las cuentas del Ejecutivo Catalán y asumió el pago de los servicios esenciales en la región. 

Según el acuerdo adoptado por el Gobierno español, el Estado se encargará de realizar los pagos esenciales del Gobierno catalán para asegurar el funcionamiento de los servicios básicos como sanidad, educación y servicios sociales además de la retribución de los funcionarios.

"No estamos sustituyendo competencias sino garantizando que los pagos no van a ninguna actividad ilegal", enfatizó Cristobal Montoro. 

Montoro aseguró que el Gobierno catalán (Generalitat) terminará cumpliendo el requerimiento del Ejecutivo central que asumirá el pago de la nóminas a los funcionarios de la Genralitat, de las subvenciones públicas que reciben familias y empresas catalanas y de las prestaciones por dependencia. 

Esta es la respuesta del Gobierno español después de que el jueves el Ejecutivo catalán anunciara que no le enviará las cuentas semanalmente, tal como éste le exigió a partir de julio, al considerarlo "un control político que no guarda relación alguna con los objetivos de estabilidad presupuestaria".

>> Contradicciones de España sobre la democracia

Medidas de intervención

Para controlar la gestión del gasto de la Generalitat, el ministerio de Hacienda ya no enviará nuevas transferencias mensuales a la comunidad autónoma, sino que abonará directamente tanto las facturas de los proveedores, como las nóminas de sus empleados públicos, a medida que lo requiera la Generalitat, que supone controlar algo más del 80 por ciento de los ingresos autonómicos.

La Generalitat  no podrá endeudarse ni a corto ni largo plazo sin una autorización previa del Consejo de Ministros.

A todo esto se añade un ultimátum de 48 horas al presidente catalán, Carlos Puigdemont para que en ese plazo presente al ministerio de Hacienda un plan de recortes de gastos del presupuesto autonómico que, sin afectar a los servicios esenciales ni a los funcionarios, garantice que Cataluña cumplirá su objetivo de déficit en el 2017. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.