• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Quien ostentaba la mayoría, tras su pérdida de popularidad, ahora debe concentrar esfuerzos para conseguir una coalición y formar un Gobierno.

Quien ostentaba la mayoría, tras su pérdida de popularidad, ahora debe concentrar esfuerzos para conseguir una coalición y formar un Gobierno. | Foto: EFE

Publicado 6 marzo 2016



Ante el hecho de que a Eslovaquia le corresponde asumir la presidencia rotatoria de la UE, la eurodiputada socialdemócrata, Monika Flasikova Benova, calificó de vergonzoso el hecho de que la ultraderecha entrara al Parlamento de esa nación. 

Por vez primera la extrema derecha de Eslovaquia ha podido acceder al Parlamento, luego de que las elecciones generales celebradas este sábado le pasaran una mala jugada a la formación socialdemócrata con "tintes populistas", que lidera el primer ministro en funciones Robert Fico, SERM, y que apunta a ideas antirefugiados.

Según los resultados de los votos escrutados, el SERM obtuvo solo un 28,3 por ciento, muy por debajo de lo que vaticinaban las encuestas que estimaban el 32 y el 38 por ciento. Esto le dio 49 escaños, un cambio considerable con respecto a los 83, con los contaba en el anterior Parlamento.

>> UE supera cifra de solicitudes de asilo político en 2015

El resto de las 23 formaciones que concurrieron a los comicios quedaron mucho más lejos que su contrincante, al obtener apenas el mínimo 5 por ciento de votos necesarios para acceder al legislativo.

Solo la SAS, de tendencia liberal, superó al conglomerado con un 13, 3 por ciento, siendo la segunda fuerza más votada después de el SERM.

Fico aprovechó los comicios para convertirlos en un plebiscito en contra de los refugiados, por su supuesta "condición de musulmanes" y propagar así su actitud xenofóbica, al conjeturar que infiltrados yihadistas llegan a Europa; sin embargo, a causa del revés que le reportó las nuevas elecciones, debe ahora concentrar sus esfuerzos para conseguir una pacto de gobierno, tras perder la mayoría absoluta. 

En este sentido, Fico anunció que comenzará inmediatamente "negociaciones preliminares" con aliados potenciales para evitar "una elección anticipada". "Probablemente tendremos que trabajar con varios partidos políticos en el Parlamento", comentó. 

>> Tsipras pedirá sanciones para países que no acogen a refugiados 

Así pues, aunque el primer ministro de Eslovaquia se impuso en las legislativas del sábado, es evidente que tendrá difícil formar una coalición de gobierno, debido a la gran fragmentación del nuevo Parlamento.

Analistas eslovacos estiman que pueda reproducirse el escenario de 2010, cuando Fico, estando en el poder desde 2006, ganó las elecciones legislativas, pero no logró formar una coalición y terminó en la oposición.

Samuel Abraham, analista político, vaticinó antes el panorama del nuevo Parlamento, el hecho de que la formación de un nuevo gobierno pueda llevar "semanas o meses".

>> ACNUR: Europa al borde de crisis humanitaria autoinfligida 

Por otra parte, el analista Abel Ravasz, expresó: "Fico necesitaría al menos dos o tres socios para formar una coalición y un gobierno. Por otro lado, se necesitaría una alianza de seis partidos del centro y de derecha para que la oposición actual pueda formar Estado".

Cabe acotar que la Unión Europea  se encontraba muy al pendiente de los resultados que arrojarían las elecciones parlamentarias, porque le corresponde a Eslovaquia asumir la presidencia rotatoria del organismo mundial el mes de julio.

En este sentido, la eurodiputada socialdemócrata, Monika Flasikova Benova, calificó la entrada de la ultraderecha en el Parlamento eslovacos como "una gran vergüenza" para su nación. 

 "Va a ser un desastre tener a los fascistas en el Parlamento, cuando la República Eslovaca va a presidir la Unión Europea", manifestó.

CONTEXTO

Robert Fico competía en estos comicios por su tercer mandato. Su campaña antiinmigrantes parecía ser compartida con parte de la sociedad, mientras que su rechazo radical a los refugiados fue apoyado por otros dirigentes de Europa oriental: el jefe del partido en el poder en Polonia, Jaroslaw Kaczynski, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, y el presidente checo Milos Zeman.

Eslovaquia incluso recurrió a la "justicia" para denunciar el sistema de reparto de refugiados por cuotas, que fue acordado por los países de la Unión Europea. 

Una serie de huelgas de profesores y enfermeras desplazó la campaña hacia otros temas, lo que redujo el impacto generado por sus políticas migratorias.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.