• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los recursos obtenidos se destinaron a programas y a proyectos de inversión pública tal y como lo establece la Constitución.

Los recursos obtenidos se destinaron a programas y a proyectos de inversión pública tal y como lo establece la Constitución. | Foto: Archivo

Publicado 23 enero 2017

Con la emisión de estos bonos, el Gobierno de Ecuador no se ajustó a los condicionamientos de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La gestión de Rafael Correa ha marcado un hito en Ecuador con respecto al manejo de la deuda externa expresada en los bonos soberanos. Las políticas económicas implementadas en 10 años devolvieron la confianza en los mercados internacionales y permitieron la emisión de cinco bonos soberanos. 

Esto se logró gracias a una estrategia de financiamiento que buscaba pactar mejores intereses en cada emisión de acuerdo de acuerdo al ritmo de estabilización de la economía, precisó el ministro de Finanzas Patricio Rivera.

Con la emisión de bonos, el Gobierno no tenía que ajustarse a los condicionamientos de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que impone el aumento en los precios de los combustibles, de los servicios básicos o la eliminación de subsidios. 

“Contraer crédito con el Fondo Monetario, por ejemplo, habría implicado una mayor contracción económica y el costo se trasladaría a los ciudadanos”, explicó Diego Martínez, ministro coordinador de la Política Económica de Ecuador.  

El dato: En 2014 Ecuador regresó a los mercados financieros internacionales tras emitir 2.000 millones de dólares de un bono a 10 años con un rendimiento de 7,9 por ciento. Ya en 2008 la nación se había declarado en moratoria de pago por una deuda de 3.200 millones de dólares en bonos Global 2012 y 2030, calificada de ilegítima y odiosa.

“Ecuador ha podido salir a los mercados en buen término. La confianza la dio el pago de los bonos 2015, luego de una constante historia de defaults (morosidad), y quien paga alcanza buenas tasas económicas”, aseveró el analista económico Víctor Hugo Villacrés.

Los recursos obtenidos han sido usados en programas y en proyectos de inversión pública tal y como lo establece la Constitución, explicó el ministro Rivera.  “Lo que hacían en el pasado era cambiar un título valor que tenía un costo alto, por otro que tenía un costo más alto todavía”.

Por su parte, el presidente Correa indicó que la demanda por los últimos bonos emitidos en este mes fue de 2.200 millones de dólares, pero Ecuador puso 1.000 millones a un interés del 9,1 por ciento y a diez años de plazo. "Esto refleja la confianza en el país”, agregó.

El riesgo país mide la posibilidad de un Estado emergente de pagar sus compromisos internacionales en el exterior,  lo que permite a los agentes financieros extranjeros establecer posibilidades de inversión. 

Por ejemplo, durante la peor crisis financiera registrada en Ecuador en 1999, el indicador riesgo país se ubicó en 3.327 puntos.  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.