• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Conmemoración de la muerte del peota español (Archivo)

Conmemoración de la muerte del peota español (Archivo)

Publicado 18 agosto 2014



Hoy sobresale más que nunca el legado que Federico García Lorca dejó oculto en sus obras, recordadas por sus seguidores a través de la tinta y el papel.

Este lunes, la literatura conmemora 78 años de la muerte del poeta español, Federico García Lorca, de la Generación del 27, fusilado durante la Guerra Civil en Alfacar (sur). Muchos de sus lectores colmaron de mensajes las redes sociales para reclamar con versos el robo de sus obras literarias.

García Lorca dejó oculto en sus obras un legado universal que recuerdan sus seguidores a través de la tinta y el papel. Sus poemas reflejan cómo vivió aquella época en la que sobrevivía cantando versos de amor y nos hace testigos de sus viajes, recuerdos y pasiones más anheladas.

“Oh, Salvador Dalí, de voz aceitunada! No elogio tu imperfecto pincel adolescente ni tu color que ronda la color de tu tiempo, pero alabo tus ansias de eterno limitado"

Poema dedicado a su gran amigo Salvador Dalí. En momentos de recuerdos, cuando juntos se hospedaron en Cadaqués, donde el pintor surrealista pasaba los veranos.

El escritor español nunca ocultó en su obra la amistad y conexión que existía entre ambos. Tanto que escribió 'Oda a Salvador Dalí', una obra que se publicó en la revista Occidente en 1926.

García Lorca expresó su sentir por casi todo, incluso por la muerte con la "Alma Ausente" es uno de los poemas que mejor refleja el dolor y los sentimientos que inundan a alguien cuando pierde un ser querido.

Estando en Nueva York, dio conferencias, aprendió inglés y embarcó sus obras en la ciudad de los rascacielos, Fue tal vez, 'Romancero Gitano' el más conocido, compuesto por 18 romances, se publicó en 1928. El estilo de vida de los andaluces y arte fue retratado por él de la mejor manera. El de "San Miguel (Granada)" que dice así:

"Vienen manolas comiendo semillas de girasoles, los culos grandes y ocultos como planetas de cobre"

En la Residencia de Estudiantes de Madrid, junto a su amigo Dalí y otros artistas como Rafael Alberti o Buñuel, dejó ver su lado más humano, un hombre que compartió sus vivencias en finas líneas poéticas.

"No soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja, sino un pulso herido que presiente el más allá"


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.