• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las conversaciones entre las FARC-EP y el Ejército colombiano se realizan desde 2012 en La Habana, Cuba.

Las conversaciones entre las FARC-EP y el Ejército colombiano se realizan desde 2012 en La Habana, Cuba. | Foto: teleSUR

Publicado 4 junio 2015

Las partes se reunieron este jueves en el marco de los diálogos de paz para disertar acerca del tema de las víctimas del conflicto armado.

La delegación de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y representantes del Gobierno colombiano acordaron este jueves el establecimiento de una Comisión de la Verdad, la Convivencia y la No repetición.

Durante una conferencia de prensa ofrecida en La Habana (Cuba), sede de los diálogos de paz entre las dos partes, se conoció que dicho mecanismo debe contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido y ofrecer explicación sobre la complejidad del conflicto armado colombiano.

La Comisión deberá promover al reconocimiento de las víctimas, cuyos derechos fueron vulnerados, explicó Rodolfo Benítez, delegado de Cuba en los diálogos de paz.

Según explicaron los representantes de Cuba y Noruega, países garantes del proceso de paz, la Comisión será un mecanismo independiente, imparcial, de carácter extrajuducial, que formará parte del sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición que se ha de acordar en la mesa para satisfacer los derechos de las víctimas, terminar el conflicto  y alcanzar la paz.

Agregaron que será una entidad de nivel nacional, pero tendrá un enfoque territorial que atienda a personas desplazadas de sus territorios, y funcionará un tiempo limitado que pueda contribuir a una paz estable y duradera.

“Continuaremos trabajando para acordar otros mecanismos que nos permitan garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, la justica y la reparación”

Por medio de este mecanismo, se determinarán las responsabilidades colectivas del Estado y del Gobierno, así como de los poderes públicos, de las FARC-EP y de los paramilitares o instituciones que hayan tenido participación en el conflicto de más de 50 años.

“El acuerdo logrado sobre la Comisión no puede entenderse ni definitivamente cerrado, ni aislado del sistema que estamos comprometidos a construir y que aún no se ha concluido”, apuntó Benítez al leer el comunicado conjunto emitido por las partes.

“Continuaremos trabajando para acordar otros mecanismos que nos permitan garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación, además de contribuir a garantizar a los colombianos y las colombianas la no repetición del conflicto”, agregó.

La Comisión tiene tres objetivos:
1- Contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido (...) y ofrecer una explicación amplia de la complejidad del conflicto.
2- Promover y contribuir al reconocimiento de las víctimas como ciudadanos que vieron sus derechos vulnerados y el reconocimiento voluntario de responsabilidades individuales y colectivas.
3- Promover la convivencia en los territorios, por medio de un ambiente de diálogo y la creación de espacios en los que las víctimas se vean dignificadas.

Por su parte, el jefe de la delegación negociadora de las FARC-EP, Iván Márquez, reiteró llamamiento a que se abran los archivos de la violación de derechos humanos y del derecho internacional humanitario, el paramilitarismo y crímenes de lesa humanidad.

Asimismo, indicó que desde su organización seguirán trabajando para acordar otros mecanismos que permitan alcanzar la reparación de las víctimas y la no repetición de los conflictos.

EN CONTEXTO

Las partes involucradas se encuentran en negociaciones y diálogos desde 2012 en La Habana, Cuba, donde tratan de hallar una solución al conflicto de más de 50 años. El diálogo ha avanzado en temas como reforma rural integral, participación política y drogas ilícitas.

Faltan otros puntos como la reparación a las víctimas y el propio fin del conflicto, que incluye dejación de las armas, desmovilización y reincorporación a la sociedad de la insurgencia.

Hace unas semanas el Gobierno colombiano decidió bombardear los campamentos de las FARC-EP, por lo que los insurgentes abandonaron el cese el fuego que se había prolongado por cinco meses.                       


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.