• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El Papa insta a todas las personas a colaborar a través de pequeños cambios en sus hábitos diarios.

El Papa insta a todas las personas a colaborar a través de pequeños cambios en sus hábitos diarios. | Foto: EFE

Publicado 18 junio 2015

El Pontífice describe en el texto de 192 páginas el daño a la naturaleza como una pequeña señal de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad.

El Vaticano dio a conocer este jueves el texto íntegro de la nueva encíclica de Papa Francisco, titulada Laudato Si’ (Alabado seas), en la cual comparte profundos argumentos teológicos, científicos y morales para el desarrollo de “urgentes e imperiosas” estrategias eficientes contra el cambio climático.

Se trata de la primera encíclica emitida por Iglesia católica que tiene como tema central la preocupación por el cambio climático.

Vea también→ Papa: "La Tierra cada vez más es un deposito de porquería"

En el texto de 192 páginas, el Pontífice describe el daño a la naturaleza como una pequeña señal de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad.

“Las soluciones no pueden llegar desde un único modo de interpretar y transformar la realidad. También es necesario acudir a las diversas riquezas culturales de los pueblos, al arte y a la poesía, a la vida interior y a la espiritualidad. Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, entonces ninguna rama de las  ciencias y ninguna forma de  sabiduría  puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje”, dijo.

Estos son los puntos más destacados del Lautato Si´.

1.- Calentamiento Global: Sobre este tema que ya ha sido muy discutido a nivel mundial el Papa asegura que es un fenómeno innegable y que si no se toman medidas para frenarlo, se reducirá el agua potable, la agricultura sufrirá grandes daños y las plantas y animales se irán extinguiendo.

Asimismo, advirtió sobre el peligro del aumento en los niveles de los mares, que podrían ocasionar inundaciones en algunas de las ciudades más populosas del mundo.

2.- Enorme consumo de países ricos: Francisco asegura que este factor tiene repercusiones en los lugares más pobres del mundo, especialmente en África, donde el aumento de la temperatura unido a la sequía hace estragos en el rendimiento de los cultivos.

“La deuda externa de los países pobres se ha convertido en un instrumento de control, pero no ocurre lo mismo con la deuda ecológica. De diversas maneras, los pueblos en vías de desarrollo, donde se encuentran las más importantes reservas de la biósfera, siguen alimentando el desarrollo de los países más ricos a costa de su presente y de su futuro”.

3.- Debilidad en reacción política: En la encíclica, Jorge Mario Bergoglio no desestima la gran responsabilidad de las industrias ante la “crisis medioambiental”, sin embargo, la atribuye a la falta de una respuesta valiente por parte de los gobernantes.

Asegura que  los políticos enmascaran los problemas ambientales o subestiman las advertencias de los ecologistas, y añade que “las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad”.

"Muchos de aquellos que tienen más recursos y poder económico y político parecen concentrarse sobre todo en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas, tratando sólo de reducir algunos impactos negativos del cambio climático".

Seguidamente, considera que el fracaso de las cumbres mundiales sobre medio ambiente, demuestran el sometimiento de los políticos a la tecnología, y que el interés económico de esas personas, prevalece sobre el bien común.

4.- Falta de instituciones fuertes: El Papa añade en su texto que es esencial que se creen instituciones eficientes y organizadas con la potestad de sancionar a quienes incumplan las normas.

"Es esencial lograr un consenso global para enfrentar problemas más profundos que no pueden ser resueltos por las medidas unilaterales de países individuales", dijo.

5.- Falta de apoyo humanitario: El Papa Francisco advierte que las resoluciones que se tomen en torno al tema, no resolverán todo el problema, por lo que pidió un cambio de perspectiva ética global para cuidad de la naturaleza y hacer que los pueblos sean prioridad.

En relación a esto, insta a todas las personas a colaborar a través de “pequeños cambios en sus hábitos diarios, incluyendo el uso de transporte público, compartir viajes en auto, plantar árboles y apagar luces innecesarias".

Lea aquí→ ONU agradece llamado del Papa a salvar la Madre Tierra

EL DATO
En los últimos 50 años, todos los papas han mostrado su rechazo la explotación irracional de la naturaleza, tal es el caso de Juan Pablo II, quien en 1991 escribió en su Carta Encíclica Centesimus Annus:  “El hombre, impulsado por el deseo de tener y gozar, más que de ser y de crecer, consume de manera excesiva y desordenada los recursos de la Tierra y su misma vida”.
No obstante, esta ha sido la primera Encíclica que trata ampliamente los daños al medio ambiente.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.