• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de EE.UU., Barack Obama, abordaron la actual crisis en Ucrania.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de EE.UU., Barack Obama, abordaron la actual crisis en Ucrania. | Foto: EFE

Publicado 11 junio 2015

Rusia fue excluida del G8 el año pasado y sometida a sanciones políticas y comerciales tras la reunificación con la península de Crimea.

Los dirigentes del G7 amenazaron con aumentar las sanciones a Rusia por su participación en el conflicto ucraniano, y formularon objetivos ambiciosos en la lucha contra el cambio climático, al finalizar una cumbre de dos días que se llevó a cabo en Alemania el martes y el miércoles.

Los jefes de Estado y de Gobierno del foro (Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá) vincularon el mantenimiento de las sanciones a Rusia a “la aplicación integral de los acuerdos de Minsk”, que prevén un alto el fuego en Ucrania, y “al respeto de la soberanía” de Kiev.

Vea también: G7 reafirmará sanciones contra Rusia

Dichas sanciones, “podrán levantarse cuando Rusia cumpla con estos compromisos” indicaron en el comunicado final.“No obstante, estamos dispuestos a tomar otras medidas restrictivas para aumentar el coste para Rusia, si sus acciones lo hacen necesario”, aseguraron.

En contexto
En septiembre de 2014 representantes de Ucrania, Rusia, y las autoproclamadas Federación Popular de Donestsk y República Popular de Lugansk firmaron un pacto en Minsk (capital de Belarús) para poner fin al conflicto.
Posteriormente el 12 de febrero de este año se firmó en la misma ciudad una hoja de ruta para acabar con el conflicto ucraniano, donde destaca la retirada del armamento pesado de la línea de confrontación; acción que hasta ahora Kiev no ha cumplido en su totalidad.

En la cita de esta semana, la canciller de Alemania, Ángela Merkel, manifestó que "el conflicto en Ucrania sólo puede resolverse de forma política, sobre todo usando como base el acuerdo de paz de Minsk", y aseguró que el G7 trabajará de forma unánime para impulsar la aplicación del acuerdo, informó la agencia de noticias DPA.

Los miembros del G7 formularon su amenaza contra el presidente ruso Vladimir Putin, excluido de este foro desde la reunificación con la península de Crimea el año pasado, en pleno recrudecimiento del conflicto en el este de Ucrania.

En marzo de 2014, Estados Unidos anunció la imposición de medidas restrictivas contra las autoridades rusas, mientras la Unión Europea impuso sanciones comerciales. Washington y Bruselas justificaron las sanciones por la supuesta violación de Moscú a la soberanía de Ucrania.
Tal acto respondió a la la independencia de Crimea, que fue decidida por medio de un referendo en el cual el 96,7 por ciento de los votantes decidió unirse a Rusia, en medio de las críticas de Ucrania y Occidente.

Hasta el momento, sin embargo, Rusia ha reiterado sus denuncias a las violaciones que realiza Kiev de los acuerdos de Minsk, con la anuencia de las potencias occidentales como Estados Unidos.

A principios de este mes el ministro de Exteriores de Rusia, SerguéI Lavrov, aseguró que los acuerdos de Minsk se encuentran bajo una constante amenaza de fracaso debido a que el Gobierno ucraniano ignora sus obligaciones.

Tales declaraciones las pronunció pocos días después de que Ejército ucraniano reanudara los ataques con artillería pesada contra la región de Donbass, los cuales en un solo día dejaron 19 muertos y 90 heridos en Donetsk, en el sureste del país. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.