• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Nuestros oficiales llevan un arma que parece prácticamente idéntica a esta", declaró de la policía de Ohio.

"Nuestros oficiales llevan un arma que parece prácticamente idéntica a esta", declaró de la policía de Ohio. | Foto: AP (archivo).

Publicado 16 septiembre 2016

El agente que asesinó al joven, es un hombre blanco que estuvo involucrado en un tiroteo en el cual un hombre perdió la vida, empero, la policía lo mantuvo en su puesto al considerar que no hizo nada indebido.

Tyree King es el nombre de la nueva víctima de la policía en Estados Unidos. La noche del miércoles el joven afroamericano de 13 años, fue asesinado por un agente de Ohio, quien creyó que el menor portaba un arma de fuego, que en realidad era de balines.

"Nuestros oficiales llevan un arma que parece prácticamente idéntica a esta", excusó la jefa de la policía de Ohio, Kim Jacobs, quien añadió: "Resultó no ser un arma de fuego, pero como pueden ver, parece ser un arma de fuego que puede matar".

King fue asesinado a balazos luego que éste corriera junto a otro hombre, cuando los agentes llegaron a la zona, donde hubo un robo.

>> EE.UU.: Policía asesina a sordomudo que no escuchó voz de alto

La policía vio a los hombres y a otro más, quienes coincidían con la descripción de los sospechosos del hurto.

Los agentes "intentaron tomarlos en custodia cuando uno de llos sacó una pistola de su cintura", reza la versión policial. Posteriormente "uno de los agentes disparó e impactó múltiples veces al sospechoso".

Réplica de la pistola de juguete de Tyree King, mostrada por las autoridades. Imagen: Reuters.

King fue trasladado a un hospital, donde falleció. El otro implicado fue interrogado y liberado a la espera de más investigaciones.

El agente que mató al niño es Bryan Mason, un hombre blanco que estuvo involucrado en 2012 en un tiroteo que le quitó la vida a un hombre, sin embargo, la policía determinó entonces que no había actuado de manera incorrecta.

En contexto

Con el asesinato de King, continúan los casos de personas fallecidas a manos de la policía, especialmente ciudadanos afroamericanos.

En agosto pasado, las autoridades de Milwaukee decretaron un toque de queda para menores de 18 años, luego de las consecuentes manifestaciones en contra del homicidio de Sylville Smith.

El diario The Washington Post cuenta 681 personas fallecidas por disparos policiales en lo que va de año. De las cuales 39 iban desarmadas y 26 llevaban pistolas de juguete.

>> Asesinato de dos afrodescendientes reaviva las protestas contra el racismo en EE.UU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.