• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La inseguridad en Libia, junto con recursos insuficientes, impiden que la CIP lleve a cabo las investigaciones requeridas en el país.

La inseguridad en Libia, junto con recursos insuficientes, impiden que la CIP lleve a cabo las investigaciones requeridas en el país. | Foto: Reuters

Publicado 8 noviembre 2017

La Corte Penal Internacional (CPI) en su informe sobre Libia confirmó que el Daesh sigue activo en el país. 

Libia vive un estado de inseguridad permanente y se cometen graves violaciones de derechos humanos, incluyendo asesinatos, desapariciones forzadas, tortura y tráfico de personas, aseguró la Corte Penal Internacional (CPI) a través de su informe al Consejo de Seguridad divulgado este miércoles.

“La volátil situación en Libia sigue siendo una amenaza para la paz y la seguridad internacional”, afirmó fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, frente a los miembros del Consejo. 

La CPI sigue recabando pruebas sobre supuestos crímenes de tráfico y maltrato de migrantes para que no sigan impunes. “Algunos crímenes podrían ser de la competencia de la Corte”, afirmó Bensouda.

La fiscal también se mostró preocupada por las restricciones para acceder a la ciudad de Derna (noroeste)  impuestas por el Ejército libio, donde se enfrentan las fuerzas nacionales y los muyahidines.

Según informes, se habría llamado al bloqueo total de la ciudad, bajo la consigna que no se dejara entrar medicinas, combustible o aceite. Asimismo, centenares de habitantes habrían sido detenidos al tratar de huir.

Bensouda confirmó que el autodominado Estado Islámico (Daesh en árabe) sigue activo en el país y podría estar detrás de un ataque suicida perpetrado el 4 de octubre contra un tribunal de Misrata (noroeste).

Durante su intervención, la funcionaria resaltó que la inseguridad en Libia, junto con recursos insuficientes, impiden que la Corte lleve a cabo las investigaciones requeridas en el país.

Situación en Libia

Desde febrero de 2011, cuando la oposición libia, mercenarios extranjeros y fuerzas de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), apoyados por Francia y Estados Unidos (EE.UU.), iniciaron operaciones para derrocar al líder Muamar Gadafi, Libia comenzó a sumergirse en el caos.

Asimismo, los constantes enfrentamientos entre las milicias armadas y fuerzas del Gobierno por obtener el control de los recursos energéticos y la nación han profundizado la crisis.

Una serie de manifestaciones iniciadas en Bengasi (noreste) y alentadas por Occidente, con la finalidad, según sus participantes, de exigir mejores condiciones de vida y protestar en contra de Gadafi, dieron paso a las revueltas que ocasionaron decenas de fallecidos y heridos, en un conflicto que se extendió hasta octubre de 2011 y terminó con el asesinato del líder libio y la victoria de los mercenarios. 

Analistas internacionales aseguran que el verdadero objetivo de la Operación en Libia “no era establecer la democracia sino tomar posesión de sus reservas de petróleo, y privatizar la industria petrolera del país, transfiriendo el control y propiedad de su riqueza petrolera a manos extranjeras”. 

El 80 por ciento de las reservas de petróleo de Libia se encuentran en la cuenca del Golfo Oriental de Sirte, donde fuerzas extranjeras le proporcionaban apoyo secreto a la oposición armada.

>> Cronología de la invasión en Libia


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.