• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 22 mayo 2015

En exclusiva para teleSUR, el secretario personal de Monseñor Óscar Arnulfo Romero ofreció detalles sobre la vida del personaje previo a su beatificación, que se celebrará este sábado 23 de mayo.

El Monseñor de El Salvador, Jesús Delgado, quien fuera secretario personal de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, explicó que "el clero no quería a Monseñor Romero para nada, esto antes de que fuera arzobispo".

Cuando tomó posesión del arzobispado, él era conocido como sacerdote tradicionalista, políticamente hablando de derecha, pero tradicionalista en el lenguaje eclesiástico, refirió Delgado.

Relató que en la ceremonia que consagró a Romero como arzobispo, él habló muy lindo pero “nadie le aplaudió, parecía un sepulcro, él me dijo entonces: ayúdeme a conquistar el clero porque no me quiere”, dado que soy doctor en biblia me pidió que debía incentivar más la Biblia.

"En ese tiempo yo tenía cercanía al clero, les daba muchas clases de Biblia, era un tema de apogeo gracias al Concilio del Vaticano y las reformas que venían, además del Derecho Canónico", explicó Delgado, quien destacó que era un momento"donde se debía incentivar más la Biblia".

"Él (Monseñor Romero) me pidió que diera muchas clases de Biblia a los sacerdotes. Me pidió que lo ayudara a conquistar el Clero y me nombra en ese mismo momento Secretario General, y así se mantuvo durante mucho tiempo".

Explicó que las damas de alta oligarquía solicitaron al nuncio apostólico que fuera Monseñor Romero el arzobispo, sin embargo, días después, con la muerte del padre Rutilio Grande que afectó de sobremanera a Romero y que provocó el inicio de sus denuncias en la homilía de la llamada misa única, las mismas mujeres exigieron su remoción, sin embargo eso no era tan sencillo y, al no encontrar respuesta a su solicitud, lo amenazaron de muerte.

Relación con el Gobierno

Tras ser designado arzobispo de San Salvador, Monseñor Romero mostró solidario de emprender el diálogo con el Gobierno del entonces presidente Arturo Armando Molina: “El arzobispo anterior había recomendado hablar personalmente con el Gobierno para solventar los problemas existentes”.

“Yo lo acompañé a la Presidencia de la República”, recordó Delgado, quien manifestó que tenía una relación cercana con el Clero, que mantuvo reservas sobre las ideas que transmitía Monseñor Romero. En ese sentido, narró que tras su nombramiento como secretario personal le pidió que lo “ayudara a conquistar el Clero”.

No deje de leer: El Salvador: Todo listo para beatificación de Monseñor Romero.

El Vaticano

"La relación con Juan Pablo II fue dura, cuando se encontraron por primera vez no pidió audiencia”, resumió Delgado, quien detalló que cuando se encontraron personalmente por primera vez el entonces Sumo Pontífice le expresó: "Cuidado con el comunismo”, a lo que Monseñor Romero contestó: “Sé que en Europa fue duro, pero en Latinoamérica no".

“Monseñor Romero no era comunista, la derecha sólo quería etiquetarlo”, insistió su secretario personal.

Verdades incómodas

Monseñor Delgado recuerda que tras sentirse traicionado por el Gobierno inició un proceso de análisis y denuncia de la situación social, política y económica del país: “Lo que más le preocupaba era que los jóvenes cristianos dejaron los colegios para formar pequeñas comunidades, irse a las montañas con las esperanzas de hacer una revolución”.

Vea tambiénEl Salvador: Miles de fieles honran a Monseñor Romero

Amenazas de muerte 

“Monseñor Romero quería ser el pastor de ellos, no abandonarlos. Mantuvo esa postura hasta el último momento”, expresó el religioso, quien calificó a Óscar Arnulfo como un “intermediario” entre dos sectores enfrentados.

Tras ser amenazado de muerte por parte de la derecha salvadoreña, Delgado recuerda que Monseñor Romero “al creer que era sus amigos no se preocupó, así se mantuvo durante tres años”.

Asesinato de Monseñor Romero

Previo al día cuando perdió la vida, Monseñor Delgado recuerda el contexto político y económico del país, donde “el latifundismo castigó a la sociedad campesina”, que exigía una reforma para el sector, debido al predominio de un grupo privilegiado de “10 o 14 familias” en la producción de café.

Respecto a la identidad del asesino, contestó: “Tengo entendido que fue un francotirador cubano traído de Miami”, quien estuvo acompañado de un funcionario salvadoreño que se aseguró de que la víctima fuese la indicada.

¿Qué pasó con los asesinos de Monseñor Romero?

Delgado cree que Monseñor Romero “definitivamente no tuvo miedo de morir. Había entregado su vida a la causa del Señor”.

Beatificación

​A su vez manifiesta su satisfacción por las labores realizadas por del actual Sumo Pontífice para la beatificación de Monseñor Romero: “Es un signo del cielo que gracias al Papa Francisco pueda ser llevado al altar”.

Considera que El Salvador actual presenta cambios sustanciales en materia política y social: “Ha cambiado en el sentido de que la democracia ha avanzado, aunque la violencia sigue existiendo. Es otro tipo de violencia más difícil de controlar”.

Lea tambiénActivarán plan de seguridad en beatificación de Monseñor Romero.

 

¿Cuál crees que sea el mayor legado de Monseñor Romero?

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.