• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 17 marzo 2016



En conferencia de prensa el canciller cubano se pronunció sobre las nuevas medidas parciales anunciadas por EE.UU. hacia Cuba.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, indicó este jueves que las medidas anunciadas anteriormente por Estados Unidos hicieron poca diferencia con respecto al bloqueo económico, financiero y comercial que mantiene contra la isla desde hace más de 50 años, y no han funcionado debido al carácter integral y opresivo del mismo.

Sobre las nuevas regulaciones anunciadas el pasado 15 de marzo por EE.UU., Rodríguez indicó que estudian su alcance y estas marchan en la dirección correcta. Aclaró que la profundidad de las mismas se establecerá en los hechos. 

>> EE.UU. libera uso del dólar en transacciones cubanas

El funcionario precisó que algunas amplían el alcance de las anteriores y mencionó, por ejemplo, la que autoriza los viajes individuales bajo la licencia para intercambios educacionales. A pesar de ello se mantiene la prohibición legal a los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba y la amenaza de sanciones por hacer turismo en la isla. "Una prohibición insana, injustificada que no debería existir", pues se sigue obligando a los ciudadanos de ese país a que dediquen todo el tiempo de la visita a "promover la independencia de los cubanos", según establece la medida. 

Otra de las medidas a las que se refirió fue a la autorización del uso del dólar en las transacciones internacionales de la isla y señaló que para que sea viable se requerirán declaraciones políticas del Gobierno estadounidense, documentos de alcance jurídico y aclaraciones legales del Departamento del Tesoro que den seguridad jurídica y política a bancos extranjeros y estadounidenses.

>> La Cuba que recibe a Barack Obama 

En este sentido, señaló que habrá que revertir los efectos intimidatorios acumulados durante décadas, sobre todo en el último período cuando se aplicaron sanciones a instituciones de terceros países por relacionarse de una manera legítima con Cuba.

"Intentaremos en los próximos días realizar transacciones en dólares para verificar si en efecto pueden realizarse", agregó. 

El canciller anunció que el Gobierno cubano decidió eliminar el gravamen (impuesto) de 10 por ciento que se aplica al dólar americano cuando un ciudadano estadounidense ingresa al país. Ello, siempre y cuando se compruebe que se pueden hacer las transacciones en la divisa extranjera sin ningún inconveniente. 

El ministro rechazó que según las regulaciones norteamericanas, no se le permite a la isla que tenga cuentas corresponsales en bancos estadounidenses, por lo que las operaciones deben hacerse a través de terceros y esto solo ocasiona incrementos en los trámites y costos adicionales.

>> Los fracasos de Estados Unidos en Cuba 

Además, señaló que tampoco se pueden hacer inversiones norteamericanas en Cuba "más allá de las aprobadas antes para el sector de las telecomunicaciones con propósitos claramente políticos". Dijo que han aceptado el desafío, pero que actuarán en el terreno de las telecomunicaciones en correspondencia con las necesidades del pueblo cubano y que protegerán su soberanía tecnológica. 

En las medidas anunciadas por el gobierno de Obama y que presuntamente alivian el bloqueo económico, Rodríguez dijo que se mantiene la prohibición a la importación de productos cubanos en EE.UU., incluyendo medicamentos y productos biotecnológicos.

"Solo se ha modificado una medida que impedía absurdamente consumir productos cubanos en terceros países (...) ahora se podrá hacer pero no en Cuba, ni en Norteamérica, sino en otra nación", comunicó. 

>> Obama no se reunirá con Fidel en Cuba 

En este sentido, rechazó que ciudadanos estadounidenses no puedan, por ejemplo, usar vacunas terapéuticas de alivio contra el cáncer o no puedan acceder al único tratamiento cubano contra el pie diabético, conocido por sus efectos positivos.

"Las exportaciones de EE.UU. a Cuba siguen siendo limitadas a pesar de la reciente Ley de Inversiones, la apertura de la Zona de Desarrollo, y de la oportunidad que ofrece la economía cubana", sostuvo. 

Pese a ello, catalogó el nuevo conjunto de normas como positivo e informó que entre los efectos buenos de las decisiones tomadas por el Gobierno norteamericano, se encuentra el permiso para que barcos estadounidenses que han transportado mercancía a la isla puedan continuar haciéndolo sin verse afectados por sanciones. 

Por otro lado, el canciller recordó que ciudadanos y empresas de su país están aún incluidos en listas arbitrarias que les impide realizar transacciones con empresas y subsidiarias del Norte. "Todas estas restricciones deben ser eliminadas o podrían ser eliminadas en las próximas semanas, la decisión es únicamente ejecutiva", apuntó. 

Discriminación deportiva 

El canciller cubano indicó que las medidas abren la posibilidad para que ciudadanos cubanos temporalmente en EE.UU., como artistas y atletas conocidos, puedan ser contratados. Sin embargo, resaltó que la orden tiene una arista discriminatoria por cuanto los pagos que estos reciban en un evento significativo no podrán satisfacer la leyes de impuesto en Cuba. 

Además, según lo señalado por Rodríguez, coloca a los ciudadanos de su país en una situación de ilegalidad. "La norma ridícula indica que ningún centavo de las ganancias puede venir al sector público en la isla (...) debe cesar la política que condiciona la contratación de peloteros cubanos para las ligas de afuera", dijo. 

El bloqueo sigue 

Durante su discurso a los medios, Rodríguez fue enfático al señalar que el bloqueo económico continúa, sigue en vigor y limita significativamente el volumen de transacciones entre ambas naciones. 

Habló acerca de empresas que comercializan níquel y ron cubano a las que se le han cancelado las transferencias bancarias, incluso, aquellas realizadas en monedas distintas al dólar.

"Subsidiarias de EE.UU. en terceros países niegan sus servicios a misiones diplomáticas y entidades cubanas radicadas en el extranjero. El bloqueo sigue y seguirá mientras no se adopten otras decisiones que lo levanten definitivamente. Este es el paso decisivo más importante para el desarrollo del pueblo (...) reitero que su eliminación es esencial para avanzar en la normalización de las relaciones", dijo. 

Asimismo, llamó a que sea devuelta a la isla el territorio de Guantánamo. "Altos funcionarios han hablado que las medidas se tomaron para empoderar al pueblo cubano, pero el pueblo se empoderó hace décadas. algo debe andar mal en la democracia de EE.UU. si se habla de empoderar a otros pueblos", precisó. 

El ministro de Relaciones Exteriores recalcó que si al gobierno de Obama le interesa beneficiar al pueblo de Cuba, debe levantar el bloqueo. "Reconocemos la posición del mandatario contra el bloqueo a la isla y los llamados reiterados al Congreso para levantarlo. Debo, sin embargo, reconocer que persisten diferencias entre EE.UU. y Cuba en materia de sistemas políticos, democracia, derechos humanos, soberanía y paz", mencionó. 

Por ello, expresó su apoyo solidario a Venezuela, país sobre el que recae una orden ejecutiva recientemente renovada por EE.UU. que califica a la nación bolivariana como una amenaza.

Visita de Obama 

En la víspera de la visita a la isla del presidente de EE.UU, Barack Obama, el ministro señaló que no está en la mesa de negociación cambios internos en su país, "pues estos son y serán de la exclusiva soberanía de nuestro pueblo. Nadie puede pretender debamos renunciar a alguno de nuestros principios, ni a nuestra política internacional comprometida con causas justas".

Comentó que el mandatario será recibido con hospitalidad y que durante su estancia será llevado a visitar el paseo de La Habana Vieja y la catedral de esta misma localidad, el domingo 20 de marzo. 

Para el día lunes 21 se realizará una ceremonia diplomática y se espera que el presidente pueda rendir honores a José Martí, uno de los personajes históricos de la cultura cubana. 

Posteriormente, sostendrá un encuentro con su homólogo Raúl Castro, rendirá declaraciones a los medios, participará en un evento empresarial y se encontrará cara a cara con el pueblo cubano el 22 de marzo. 

En contexto

Cuba recibirá al presidente Obama el 21 y 22 de este mes con el propósito de seguir trabajando en el fin de las discrepancias entre ambas naciones.

Se trata de la primera visita a la isla caribeña de un mandatario estadounidense desde 1928, un paso importante en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, rotas por EE.UU desde 1961.

El primero de julio de 2015, la Cancillería cubana confirmó la reapertura de las misiones en los dos países, lo que representó un avance en el acercamiento entre Cuba y EE.UU., sin embargo, quedó pendiente avanzar en el levantamiento del bloqueo impuesto a la isla. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.