• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Correa enfrenta un movimiento irregular de protesta contra sus políticas de corte socialista que buscan un país más justo y equitativo mediante la elevación de impuestos a las herencias y a la plusvalía.

Correa enfrenta un movimiento irregular de protesta contra sus políticas de corte socialista que buscan un país más justo y equitativo mediante la elevación de impuestos a las herencias y a la plusvalía. | Foto: Reuters

Publicado 9 agosto 2015

"Es legítimo manifestar en democracia, pero es ilegítimo manifestar en función de mentiras”, recalcó el mandatario ecuatoriano por lo que llamó al pueblo a rechazar la protesta en paz pero con firmeza. 

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamó a los ecuatorianos a detener el paro nacional convocado para el próximo jueves por los dirigentes del Frente Unitario de Trabajadores (CUT) de ese país.

"Hay gente que nos quiere regresar al pasado con sus levantamientos, marchas, paros. Eso no lo va a detener el Gobierno, eso lo van a detener ustedes, ciudadanos", dijo Correa durante su programa semanal de radio y TV.

Mencionó que esta manifestación supone una gran prueba para Ecuador ante el llamado de los opositores a paralizar el país en rechazo a las políticas y estilo de su gestión, por lo que instó a los ecuatorianos a rechazar la protesta en paz, pero con firmeza.

Lea también→ Rafael Correa: Oposición carece de respaldo para desestabilizar

"Es legítimo manifestar en democracia, pero es ilegítimo manifestar en función de mentiras y es recontra ilegítimo e ilegal parar actividades, atentar contra el derecho de los demás, impedir que la gente se movilice, dañar propiedad pública, cerrar carreteras", sostuvo.

La convocatoria a la que se han sumado algunos movimientos campesinos, organizaciones populares, y grupos indígenas como la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), ha sido fuertemente criticada y señalada como una artimaña de la derecha del país suramericano.

Correa, quien reivindica una alta popularidad en amplios sectores, ha relacionado el movimiento de protesta como una conspiración en marcha para sacarlo del poder antes de las elecciones de 2017, cuando el presidente podría aspirar a un nuevo mandato.

La marcha ha sido convocada en rechazo a las leyes de herencia y plusvalía, pese a que el mandatario ecuatoriano invitó a los sectores de la ultra derecha a dialogar sobre ellas quienes se negaron a la solicitud. 

Lea aquí→ Nueva guerra fría amenaza a Gobiernos de izquierda en A. Latina

En contexto
En julio de 2015, el presidente Correa denunció que la ultra derecha de su país pretendía aplicar un golpe de Estado bajo la excusa de oponerse a la ley de Redistribución de la Riqueza. 
Previo a esa denuncia, Correa aseguró durante una entrevista concedida al programa La Guaragua, de la emisora Radio Vox, que su Gobierno cuenta con un respaldo espontáneo de la ciudadanía y sostuvo que tiene 60 por ciento de apoyo popular. 
De acuerdo con el jefe de Estado, el apoyo expresado por el pueblo es genuino, lo cual no ocurre del mismo modo con los llamados a manifestaciones antigubernamentales que convoca la oposición.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.