• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La acusación del senador Delcidio do Amaral fue calificada por Rousseff como difamadora y calumniosa.

La acusación del senador Delcidio do Amaral fue calificada por Rousseff como difamadora y calumniosa. | Foto: Reuters

Publicado 22 marzo 2016

La decisión será tomada este martes en su segunda discusión. En la primera se acordó que incluir la delación era algo ilegal.

La Comisión Especial de la Cámara de Diputados de Brasil decidirá este martes si incluye o no la denuncia realizada por el senador Delcidio do Amaral sobre supuestos actos de corrupción cometidos por la mandataria de ese país, Dilma Rousseff y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en el caso Petrobras.

Los parlamentarios son los encargados de estudiar el pedido de impeachment contra Rousseff e iniciaron las discusiones sobre las acusaciones hechas por Amaral , algo que ha generado gran polémica ante posiciones divergentes.

>> Comisión que evalúa juicio político contra Dilma apura el pas

Amaral, quien pertenece al Partido de los Trabajadores (PT), involucró a más de 70 personas en las que incluyó a Rousseff y el exmandatario Lula da Silva. Además, denunció a las principales fuerzas políticas del país de recibir fondos provenientes de sobornos cobrados a la empresa estatal petrolera Petrobras.


La acusación ha sido calificada por Rousseff como difamadora y calumniosa y es defendida por el legislador Jovair Arantes, quien dijo a la Comisión encargada que no puede atropellarse un proceso porque ya está instalado con nuevas denuncias y versiones que pueden contaminarlo y llevarlo a su judicialización.

En una entrevista concedida la pasada semana al periódico Folha de Sao Paulo, Amaral pidió su desafiliación del Partido de los Trabajadores (PT) y se hizo llamar "el profeta del caos".

Amaral, quien cumplió casi tres meses de prisión antes de pasar a régimen de arresto domiciliario, acordó además con la Justicia pagar una multa de 1,5 millones de reales (más de 400 mil dólares) en un plazo de 10 años por su participación en el esquema de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

En contexto

Desde el año pasado, el Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.

Por ahora, el Congreso evalúa destituirla y, en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras investigan. El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también es investigado por el caso.

El 4 de marzo fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa.  


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.