• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 22 febrero 2017

Hace cuatro años en la III Cumbre Presidencial América del Sur-África fue leído por el entonces canciller venezolano, Elías Jaua, el último comunicado público internacional del líder de la Revolución Bolivariana

Consolidar la unión de América del Sur y África para “marchar juntos hacia la plena y absoluta redención” fue uno de los mensajes centrales de la carta enviada por el comandante Hugo Chávez a la III Cumbre Presidencial América del Sur-África, que se efectuó desde el 20 al 23 de febrero del año 2013 en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial.

Las palabras contenidas en la misiva resuenan hoy con mayor firmeza cuando las potencias imperiales continúan impulsando intervenciones en países del continente africano, como Libia.

Ya desde entonces el líder de la Revolución Bolivariana pedía, ante esos atropellos, convicción y firmeza en la lucha “por la libertad y definitiva independencia de nuestras naciones”.

Potencias occidentales proyectan política neocolonial

En sus palabras sobre el caso de Libia y el papel que juega la Organización del Atlántico Norte (OTAN) ya advertía la aplicación de políticas injerencistas para impedir la integración.

“La estrategia neocolonial ha sido, desde inicios del siglo XIX, dividir a las naciones más vulnerables del mundo, para así someterlas a una esclavizadora relación de dependencia. Es por esto que Venezuela se opuso radicalmente y desde un inicio a la intervención militar extranjera en Libia. Es el mismo motivo por el que Venezuela reitera hoy su más absoluto rechazo a toda actividad injerencista de la OTAN”, acotó.

>> 5 años de las falsas revueltas populares en Libia 

En este sentido, refirió que las diversas invasiones y los bombardeos imperiales, que desestiman toda opción a soluciones políticas y pacíficas de los conflictos internos, tuvieron entre sus objetivos frenar el proceso de consolidación de la unidad de los pueblos africanos y minar el avance de la unión de estos con los países latinoamericanos y caribeños.

"Ante la amenaza extrarregional de impedir el avance y profundización de nuestra Cooperación Sur-Sur, lo digo con Bolívar en su carta de Jamaica de 1815: 'unión, unión, unión, debe ser nuestra máxima consigna'”, indicó. 

Continentes hermanos

Hugo Chávez resaltó los lazos históricos que unen a los dos continentes. “Lo digo desde lo más hondo de mi conciencia: América del Sur y África son un mismo pueblo. Sólo se logra entender la profundidad de la realidad social y política de nuestro continente, en las entrañas del inmenso territorio africano...”.

Asimismo, recordó que los imperios del pasado fueron culpables del asesinato de millones de personas del África madre, cuya sangre fue sembrada en América con el fin de alimentar un sistema de explotación esclavista en sus colonias. Sin embargo, de esa siembra salieron hombres de la altura de Toussaint Louverture, Alexandre Pétion, José Leonardo Chirino, Pedro Camejo, entre muchos otros, “dando como resultado, hace más de 200 años, el inicio de un proceso independentista, unionista, antiimperialista y restaurador en la América Latina y caribeña”.

Después el siglo XX siguió con las luchas libertarias del África, con sus independencias, sus nuevas amenazas neocoloniales, sus héroes y sus mártires como Patrice Lumumba y Amílcar Cabral.

“Aquellos que en el pasado nos conquistaron, cegados por su sed de poder, no supieron advertir que el colonialismo barbárico que imponían, se convertiría en el elemento fundador de nuestras primeras independencias”, acotó.

Dos pueblos con la obligación de encontrarse

Desde que llegó al Gobierno, el comandante Chávez impulsó la necesidad imperiosa de la integración entre los pueblos que históricamente fueron oprimidos por las grandes potencias.

Eso no solo lo consideraba urgente en América Latina sino también más allá de las fronteras de la región y eso incluía, por supuesto, sumar a los hermanos africanos. 

Por lo que en su mensaje reiteró que ambos continentes tienen la obligación de encontrarse en un mismo sentir para dar vida a las estrategias que se aplicarán para terminar de sacar a los pueblos del “laberinto al que fueran arrojados por el colonialismo y luego el capitalismo neoliberal del siglo XX”.

"Soy un convencido, cabal e irrenunciable, que lograremos completar esta causa de siglos que nos han encomendado nuestros libertadores y mártires, nuestros millones de mujeres y hombres presentados en sacrificio por su plena y absoluta libertad". 

Llamó a no perder el sacrificio independentista de los antepasados y unificar las capacidades de los continentes, donde se encuentran lo recursos naturales, políticos e históricos que se requieren para salvar al planeta del caos al que ha sido conducido, “en un auténtico polo de poder”.

>> África podría salir de la pobreza por la producción de arroz

“Nuestra cooperación Sur-Sur debe ser un auténtico y permanente vínculo de trabajo conjunto que debe volcar todas sus estrategias y planes de desarrollo sostenible hacia el sur, hacia nuestros pueblos”, afirmó.

La segunda cumbre se realizó en la isla de Margarita en Venezuela

Las conversaciones para impulsar este proyecto comenzaron en 2004 entre los representantes de Brasil y de Nigeria, con los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Olusegun Obasanjo, respectivamente. En 2006 empezaron las reuniones preparatorias y ese año en Nigeria se hizo la primera cumbre.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.