• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los restos de Céspedes y Mariana Grajales serán inhumados este martes y reposarán en el cementerio Santa Ifigenia, junto a Martí y Fidel.

Los restos de Céspedes y Mariana Grajales serán inhumados este martes y reposarán en el cementerio Santa Ifigenia, junto a Martí y Fidel. | Foto: gallery.lib.umn.edu

Publicado 10 octubre 2017

Este martes se celebra el aniversario 149 del inicio de la Guerra de Independencia en Cuba, una fecha propicia para recordar a los mártires que entregaron su vida por la libertad de la isla caribeña.

Los restos del Padre de la Patria cubana Carlos Manuel de Céspedes y de la luchadora en las gestas independentistas, Mariana Grajales, serán inhumados este martes coincidiendo con el aniversario 149 del inicio de la Guerra de Independencia.

Una fecha propicia para recordar y rendir tributo a quienes son ejemplo de espíritu guerrero, que los llevó a combatir por la independencia de la isla caribeña contra el régimen colonial de España.

Céspedes, un aristócrata que se desprendió de sus riquezas

El Padre de la Patria, el padre de todos los cubanos, Carlos Manuel de Céspedes (1819-1874), de familia acomodada, renunció a todos sus bienes para luchar por la libertad de su patria. Dio la clarinada el 10 de octubre de 1868, cuando dejó a sus esclavos libres de decidir si combatían por la independencia de Cuba y dio inicio a la Guerra de los Diez Años.

>> El Che enseñó que para construir el futuro debemos estar unidos

El revolucionario cubano, nacido en el seno de una familia dedicada a la producción de azúcar, el 18 de abril de 1819, en Bayamo, Cuba, estudió en la Universidad de La Habana donde se graduó en 1840.

En España, país al que se trasladó con la intención de proseguir sus estudios de derecho, frecuentó los círculos próximos a la masonería y participó en actividades revolucionarias y antigubernamentales, siendo detenido y obligado a exiliarse en Francia.

Tras regresar a Cuba y convencido de la necesidad de oponerse militarmente a la metrópoli como única vía para alcanzar la independencia de la isla, entró en contacto con otros opositores al régimen colonial, entre ellos Salvador Cisneros Betancourt, Bartolomé Masó y Pedro Figueredo.

 

Tras arengar a sus seguidores a luchar siguiendo los ejemplos de otros próceres independentistas, como Simón Bolívar y José de San Martín, proclamó la independencia de la isla (Grito de Yara).

El 27 de febrero de 1874, Céspedes fue sorprendido en San Lorenzo, Santiago de Cuba (este),  por una columna de soldados españoles del batallón de San Quintín, posiblemente conducidos hasta allí por la denuncia de algún informante.

>> Presidente Maduro: Exigencia de levantar bloqueo contra Cuba es un canto de la humanidad

Abandonado a su suerte por la Cámara de Representantes y sin escolta alguna, prácticamente ciego, intenta defenderse, pues no permite que sus enemigos lo capturen vivo, y ya herido de muerte, se despeña por un barranco.

Investigadores de su obra y amigos que compartieron con él expresan que era un hombre muy culto, conocedor de la historia, poeta, compositor, abogado, y periodista.

Mariana Grajales, paradigma de la mujer cubana

La nombran la Madre de los Maceo, la Madre de todos los cubanos, la Madre de la patria y Martí la llamó Mariana Maceo, apellido de hombres valientes, corajudos, inscritos para siempre en la historia; mas, Mariana Grajales (1815-1893) Cuello brilla con luz propia.

Es precisamente en la lucha donde Mariana trasciende, pues ella rompe con los cánones de su época, como muchas otras, pero con la singularidad de ser la protagonista de momentos cruciales de la vida de la familia y del proceso independentista cubano, en que su actuar realza su moral y su profundo patriotismo.

Fue una mujer grande, no solo porque de su vientre nacieran héroes de la talla de José, Marcos, Julio, Rafael y Antonio Maceo, sino porque los educó para que siguieran el camino que conducía a la libertad de la Patria. Todos ellos, al igual que sus hijas, fueron valientes que enfrentaron con hidalguía y honor la hegemonía del colonialismo.

Para Mariana, quien nació el 12 de julio de 1815 en Santiago de Cuba en el seno de una humilde familia de origen dominicano, la Patria era lo primero y ella y su familia fueron soldados de la libertad.

A 202 años de un nacimiento, los cubanos la recuerdan con profundo orgullo, no solo como la madre de los Maceo, sino también por ser una mujer que rompió las restricciones que la época imponía a las féminas, alzándose como bandera de la libertad y representando la identidad cultural y nacional que se gestaba en esos momentos en Cuba y que ha sido guía para muchas generaciones de patriotas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.