• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los líderes Nelson Mandela y Fidel Castro.

Los líderes Nelson Mandela y Fidel Castro. | Foto: HuffPost Latino

Publicado 11 agosto 2016

Indiscutible es la lucha protagonizada por Fidel Castro al frente de la Revolución cubana para lograr la paz mundial, y hoy se conoce que la Mayor de las Antillas y su Líder fueron decisivos en la caída del apartheid.

La frase que titula este texto es una sentencia de Fidel Castro.

Cuando la expresó solo tenía 34 años, y fue en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas y ante decenas de jefes de Estado, y su esencia demuestra el afán del Líder de la Revolución cubana en su empeño por la paz del mundo.

Aquel memorable discurso fue en 1960, cuando el proceso revolucionario apenas comenzaba en la Isla después del triunfo de 1959, y desde entonces, la lucha de Fidel por la paz ha sido constante, incansable.

Fidel siempre ha luchado contra el carácter hegomónico y guerrerista del imperialismo estadounidense, y aun cuando eran muchas las tareas que debía cumplir como Jefe de Estado, siempre dedicaba horas a la lucha por la paz mundial.

>> Cuba desempeñó un papel crucial para acabar con el apartheid

En Harare, capital de Zimbabwe, 26 años después, aseguraba que "nuestro mundo se encuentra ante dos mortales y nunca antes conocidos dilemas: la paz o la autodestrucción total; un orden económico internacional justo o el más espantoso destino para la inmensa mayoría de los pueblos de la Tierra aquí representados, aun cuando hubiese paz".

El contexto era la VIII Conferencia Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, el 2 de septiembre de 1986, en la cual afirmaba que a los pueblos del Tercer Mundo le corresponde el peor de los dilemas: "podemos ser barridos de la faz de la Tierra en una guerra de la cual no tengamos la menor responsabilidad y en la cual no tomemos parte alguna; podemos ser aplastados por el hambre y la miseria en virtud de un orden económico mundial que no fue creado por nosotros, y que surgió y se desarrolló a pesar de nosotros y contra nosotros".

Y abundaba sobre la esencia del imperialismo, que no se resiste a perder los recursos naturales, las materias primas, los mercados, la mano de obra barata de los países del Tercer Mundo, ni a renunciar a la práctica del despojo sistemático de sus economias. "No se resignan, en fin, a la verdadera independencia nacional de las antiguas colonias y al movimiento de liberación de los pueblos".

>> La CIA estuvo implicada en la detención de Nelson Mandela

Con su luz para el análisis de los más complejos problemas, el Líder revolucionario afirmaba que esas eran las causas de la enorme acumulación de arsenales nucleares, cohetes estratégicos, bombarderos de largo alcance, portaaviones gigantescos, acorazados, submarinos, tropas de despliegue rápido y bases militares imperialistas en todo el mundo. Y en eso reside la causa del desmesurado afán de llevar las armas al espacio cósmico, por lo que ningún país de la Tierra podría sentirse así seguro.

Durante la Sexta Cumbre ante las Naciones Unidas, llamaba a acabar con la ilusión de que los problemas del mundo se puedan resolver con armas nucleares, porque "las bombas podrán matar a los hambrientos, a los enfermos, a los ignorantes, pero no pueden matar el hambre, las enfermedades, la ignorancia. No pueden tampoco matar la justa rebeldía de los pueblos y en el holocausto morirán también los ricos, que son los que más tienen que perder en este mundo."

>> Fidel Castro: armamento moderno podría socavar la paz del mundo

"Sin paz no hay desarrollo, ni puede haber paz si no hay desarrollo para la inmensa mayoría de los pueblos de la Tierra", sentenciaba.

Con relación al apartheid Fidel aseguraba que es consecuencia directa del sistema colonial, de la forma brutal en que los pueblos de África fueron despojados a la fuerza de sus tierras y recursos naturales, y sus hijos fueron esclavizados y vendidos por el mundo. 

"El apartheid ha podido mantenerse solo por el apoyo de Estados Unidos y los países de la OTAN, que ven en Sudáfrica un aliado estratégico, una fuente de materias primas, un mercado para las inversiones y las jugosas ganancias de las transnacionales, a costa del sudor y la sangre de millones de africanos".

Según los conceptos de Fidel mientras existiera en Sudáfrica el aparteheid no habría seguridad para Angola ni para ningún otro país del África austral y la independencia de Namibia sería pura ficción.

>> Fidel Castro invita a luchar por la paz como deber sagrado

De forma categórica, Fidel Castro aseguraba que la presencia de las tropas cubanas en Angola se basaban en principios, sin ningún tipo de interés nacional de Cuba o cuestión de prestigio, porque solo cuando dejara de existir el apartheid los países de la región dejarían de sentirse amenazados. "Ese régimen monstruoso no puede ser reformado; debe ser demolido", sentenciaba.

En 1975, nuevamente ante la Asamblea de las Naciones Unidas, Fidel expresaba: "Algunos imperialistas se preguntan por qué ayudamos a los angoleños, que qué intereses tenemos nosotros allí.

"Ellos están acostumbrados a que cuando un país hace algo es porque anda buscando petróleo, diamantes, cobre, o algún otro recurso natural. No, nosotros no buscamos ningún interés material y los imperialistas es lógico que no lo entiendan porque se guían exclusivamente por criterios chovinistas, nacionalistas, egoístas. Estamos cumpliendo un elemental deber internacionalista cuando ayudamos al pueblo de Angola". 

>> Fidel Castro apuesta por la paz con EE.UU.

A partir de la liberación de Angola y Namibia y la caída del apartheid, muchos medios de comunicación capitalistas dedicaban grandes espacios a relatar la vida de Nelson Mandela, y casi todos se empeñaban en ocultar la participación de la Revolución cubana y su Líder en la lucha contra el régimen y los profundos lazos de amistad que unen al pueblo cubano con los pueblos de África.

En contraposición, el propio Mandela expresaba durante su visita a Cuba en 1991: "La presencia de ustedes y el refuerzo enviado para la batalla de Cuito Cuanavale tienen una importancia verdaderamente histórica. 

"¡La aplastante derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale constituyó una victoria para toda África! ¡La decisiva derrota de las fuerzas agresoras del apartheid destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco! ¡La derrota del ejército del apartheid sirvió de inspiración al pueblo combatiente de Sudáfrica! 

"¡Sin la derrota infligida en Cuito Cuanavale nuestras organizaciones no hubieran sido legalizadas! ¡La derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale hizo posible que hoy yo pueda estar aquí con ustedes! ¡Cuito Cuanavale marca un viraje en la lucha por librar al continente y a nuestro país del azote del apartheid!”.

"África tiene una gran deuda con Cuba (...) El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan. Desde sus días iníciales, la Revolución cubana ha sido una fuente de inspiración para todos los pueblos amantes de la libertad", afirmaba el Líder sudafricano.

Fue el gobierno de Estados Unidos el que apoyó el racismo, al tiempo que alimentaba la persecución y la guerra contra el Congreso Nacional Africano de Mandela, a quien hasta el 2008 lo tenía en su lista de los mayores terroristas del mundo, para perseguir en cualquier parte. 

Hoy, el mundo conoce que la Cuba revolucionaria con su líder Fidel Castro al frente fue la única que ayudó a los sudafricanos en la lucha contra el racismo y por su liberación. 
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.