• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 9 noviembre 2015

Para el senador Iván Cepeda, el Estado colombiano ha hecho del paramilitarismo, una estrategia de guerra que también ha sido utilizada para la concentración de tierras y atacar al campesinado del país.

El congresista colombiano, Iván Cepeda, aseguró que el paramilitarismo en el país sigue vigente y pondría en riesgo todo el trabajo que se ha hecho en la mesa de conversaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (FARC-EP), y el Gobierno de Juan Manuel Santos.

“Hay en la historia varios procesos de paz con las FARC-EP que han fracasado por la acción del paramilitarismo. Ésa es una de las grandes amenazas del futuro del posconflicto”, señaló Cepeda.

Lea también: Colombia: impulsarán diálogos de paz en zonas de conflicto

 

En este sentido, el senador neogranadino instó a combatir al paramilitarismo para evitar un nuevo escenario violento en la nación.

“No se puede volver a repetir un fracaso, representaría un nuevo baño de sangre, tenemos ejemplos como lo ocurrido con el asesinato de dirigentes de la Unión Patriótica”.

El líder del Polo Democrático Alternativo, que anunció un debate de control político para que el Gobierno explique cómo se protegerá a los excombatientes de la insurgencia, sostuvo que no puede sellarse un pacto de Paz mientras existan grupos que se opongan al proceso.

En una pasada entrevista exclusiva para teleSUR, el senador colombiano, aseveró que el paramilitarismo debe quedar proscrito en la vida del país.

“Sería inimaginable que se haga un pacto de Paz y los paramilitares continúen generando violencia. Es una de las condiciones necesarias para que se pueda llegar a un acuerdo definitivo que ponga final a la guerra armada”.

Cepeda, recordó que los paramilitares no son estrictamente una de las partes de la negociación y lo ideal sería que esos grupos desaparezcan y que queden prohibidos, proscritos para siempre.

Lea también: Iván Cepeda: Paramilitarismo debe quedar proscrito si queremos llegar a la paz en Colombia

En contexto:
El pasado 23 de septiembre, Gobierno y las FARC – EP alcanzaron un acuerdo que consta de trece puntos, que representó un avance significativo hacia la paz definitiva, que se espera sea firmada antes del 23 de marzo de 2016, según las partes involucradas.
Uno de los puntos trata sobre la dejación de armas y el cese al fuego por parte de la guerrilla y las Fuerzas Militares de Colombia.
De acuerdo con el comandante en jefe y miembro del secretariado de la guerrilla, Timoleón Jiménez (Timochenko), dicho grupo ha cumplido con el cese unilateral del fuego; sin embargo, han denunciado que el Gobierno ha violado esa parte, lo que generó la muerte de cinco insurgentes dos soldados y el secuestro de dos guerrilleras. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.