• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Durante esta cumbre mundial se articularán medidas para combatir el cambio climático y defender la vida.

Durante esta cumbre mundial se articularán medidas para combatir el cambio climático y defender la vida. | Foto: teleSUR

Publicado 10 octubre 2015

El canciller boliviano, David Coquehuanca dijo que la Cumbre del Clima en París a finales de este año será la última oportunidad para salvar la Tierra. 

El canciller de Bolivia, David Coquehuanca exhortó a la población mundial a “no quedarse de los brazos cruzados” ante los efectos del cambio climático, debido a que “nuestra Tierra está herida de muerte”. 

Así lo manifestó durante la inauguración de la II Conferencia Mundial de Pueblos sobre el Cambio Climático y Defensa de la Vida, en el municipio Tiquipaya del departamento boliviano Cochabamba, donde participarán más de cinco mil delegados de 54 países. 

El ministro de Exteriores del país suramericano dijo que durante esta cumbre internacional se discutirán las verdaderas causas de la crisis y se articulará un tribunal que permita sancionar a los países o a las transnacionales que no cumplan sus compromisos con el medio ambiente. 

El evento se desarrollará desde este sábado 10 hasta el lunes 12 de octubre.

 

El acto que se realiza en la Universidad del Valle (Univalle), contará con la asistencia del secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon y los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, de Ecuador, Rafael Correa y de Bolivia, Evo Morales, como el anfitrión.

Dato: Más de tres mil delegados de los cinco continentes ya se encuentran reunidos para debatir y articular propuestas en defensa del medio ambiente. 

Además, llegarán a esta nación para unirse a esta iniciativa, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, y el alcalde de la ciudad colombiana, Bogotá, Gustavo Preto.

A las 13H00 hora local de Bolivia (17H00 GMT) se realizó el acto de inauguración de la cumbre en el coliseo de la Univalle, a cargo del canciller de Bolivia. 

En esta oportunidad, los asistentes evaluarán la agenda elaborada durante la edición del año 2010, además, divididos en 12 mesas de trabajo, se debatirán las amenazas del capitalismo contra la Madre Tierra, así como la construcción del vivir bien, la lucha por la defensa del medio ambiente, el cambio climático, la cultura de la vida y otros ejes temáticos.

El corresponsal de teleSUR en Bolivia, Freddy Morales, detalló que de esta conferencia surgirán además las propuestas que serán llevadas a la Cumbre Mundial del Clima que se realizará entre el 30 de noviembre y 11 de diciembre en París.

Igualmente, los grupos de trabajo propondrán acciones que permitan reducir la emisión de gases contaminantes a través de la forestación y reforestación, como el que iniciaron hace una semana a través de la campaña Mi árbol, además de promover el uso de energías renovables.

 

De igual manera, se conoció que el país anfitrión llevará a consenso la posibilidad de formar las bases para crear la Corte Internacional de Justicia de la Madre Tierra.

Los anfitriones

Horas antes del evento, el presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó su confianza en las propuestas que los movimientos sociales realizarán durante este encuentro de tres días.

"Tenemos confianza en los movimientos sociales que van hacer propuestas para salvar al planeta, cuidar a la Madre Tierra, recoger políticas, programa, proyectos que permitan garantizar la vida y salvar a la humanidad", dijo.

Por su parte, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera indicó que su país no le debe nada a la Madre Tierra, pero los demás países sí, porque no cuidan el medio ambiente al emitir dióxido de carbono.

“Quienes deben al mundo es Alemania, Inglaterra, Francia, España, Italia, Estados Unidos, ellos tienen que cambiar, nosotros no tenemos que cambiar, nosotros somos cuidadosos de la Madre Tierra”, señaló.

Lea también→ La cultura bélica y consumista que vulnera al planeta Tierra

EN CONTEXTO
Del 19 al 22 de abril de 2010, se llevó a cabo en el municipio Tiquipaya, conocido como la “ciudad de las flores”, la I Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, como una respuesta a la Conferencia de Copenhague de 2009 organizada por la ONU, que fue calificada de fracaso.
Entre las propuestas emergidas de las delegaciones de 142 países en aquel momento, sobresalieron la de limitar el incremento de la temperatura media global a un grado centígrado; respaldar el Protocolo de Kyoto y rechazar el "Entendimiento de Copenhague," el cual produciría efectos desastrosos en la integralidad de la "Madre Tierra.
En esa primera edición se determinó también realizar un referendo mundial sobre el cambio climático; crear un Tribunal Internacional de Conciencia con el objetivo de denunciar, juzgar y sancionar las violaciones contra los migrantes y refugiados climáticos, identificando la responsabilidad de los Estados, las compañías y otros actores.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.