• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Con 55 votos a favor este domingo el Senado aprobó el juicio político contra la primera mujer presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Con 55 votos a favor este domingo el Senado aprobó el juicio político contra la primera mujer presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. | Foto: Reuters

Publicado 12 mayo 2016

El Senado de Brasil aprobó, tras un prolongado debate, el juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff a pesar de las denuncias de golpe de Estado contra la mandataria.

Nuevamente este domingo los objetivos que supuestamente llevaron al proceso de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff se desdibujaron. Esta vez, en el Senado, 55 de los 81 senadores dieron su respaldo a la medida que apartará  de su cargo a la mandataria por seis meses, aludiendo a los “peores índices económicos de los últimos 30 años”, “los designios de Dios” y los “cambios” que piden los brasileños".

Olvidaron la democracia y a los más de 54 millones de ciudadanos que votaron por ella y su programa de Gobierno en 2014. De esta manera, una decisión que debería recaer sobre las mayorías fue asumida por un grupo de políticos, cada uno con intereses particulares.

>> 36 caras del golpe: Los delitos de diputados pro impeachment en Brasil

"Estamos viviendo en la anarquía constitucional", denunció Jorge Viana, del PT, el partido de la presidenta Rousseff.

La discusión comenzó con una hora de retraso y se prolongó más de lo esperado debido a las intervenciones de los 68 senadores, que contaron cada uno con 15 minutos para emitir sus opiniones. Agotado el tiempo de los legisladores, en horas de la madrugada, intervino el relator Antonio Anastasia y el abogado defensor José Eduardo Cardozo, para finalmente dar paso a la votación que se realizó de forma electrónica.

No fueron suficientes los argumentos de la defensa ni de los aliados al Partido de los Trabajadores (PT), quienes denunciaron el golpe contra Rousseff disfrazado de juicio político, la falta de pruebas para seguir adelante un proceso que califican como “viciado” y “técnicamente fallido”.

>> Golpe en Brasil

La senadora Vanessa Graziottin del PCdoB-AM resaltó que lo que está en curso en Brasil “no es un proceso de impeachment. Es un golpe para cambiar el proyecto políticos-económico de la nación”.

Las acusaciones de golpe fueron reiteradas y los senadores en contra del juicio político no perdieron oportunidad para recordar que se trata de “una enorme injusticia”.

“Es lamentable estar viviendo esto, que disminuye la democracia brasileña, disminuye al país. No habrá tranquilidad ni estabilidad en un eventual gobierno de Temer. Dependiendo de la composición, ese gobierno puede hasta transformarse en un caso de policía al día siguiente”, advirtió el senador Jorge Viana (PT-AC).

"Los golpistas quieren tumbar a una presidenta democráticamente electa. Quieren un golpe sin tanques", sentenció la senadora Fátima Bezerra del PT, quien además sostuvo que el proceso de juicio político contra Rousseff ha estado "repleto de irregularidades" y que ha "dejado perplejos a  juristas de todo el mundo".

Quienes estuvieron a favor de apartar del poder a la primera mujer presidenta de Brasil acudieron a argumentos ya antes escuchados en la Cámara de Diputados.

"La gente que está en la calle pidiendo cambios, puede que no entienda de ciencia política, pero siente los efectos de la crisis", aludió el senador José Maranhao, quien aseguró que esa es la razón por la que voto por el impeachment.

Otros hicieron referencia a efectos negativos sobre la economía de los que acusan a Rousseff. Ese es el caso del senador Acir Gurgacz, quien afirmó que "desde las elecciones de 2014 Brasil está prácticamente detenido. Las cosas no van a la velocidad que la gente necesita".

Por la misma línea presentó sus argumentos: "Tenemos los peores índices económicos de los últimos 30 años", dice Waldemir Moka, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño.

Durante el debate, reaparece Dios en la política de Brasil, en esta ocasión, de acuerdo con el senador Cássio Cunha Lima fueron sus "designios” los que hicieron que el proceso de juicio político contra la mandataria llegara hasta esa instancia.

Con la votación definitiva del Senado se aparta a la presidenta Rousseff de su cargo y asumirá, quien hasta el momento ejerció como vicepresidente, Michel Temer. Iniciará ahora una nueva etapa en la política de Brasil, ahora deberán justificar el supuesto delito de responsabilidad de la mandataria con fundamentos jurídicos.

La mandataria dará un mensaje a la nación este jueves a las 10H00 locales (13H00 GMT). A partir de este jueves, Rousseff dejará el Palacio del Planalto (sede del gobierno) y se dirigirá al Palacio de Alvorada, la residencia oficial, desde donde preparará su defensa.

La jefa de Estado espera salir del palacio presidencial acompañada de los movimientos sociales. 

>> Crisis en Brasil fue armada por corruptos contra Rousseff


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.