• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una de las peticiones de la CGT es un bono en navidad para los trabajadores, jubilados y pensionados para equiparar la inflación.

Una de las peticiones de la CGT es un bono en navidad para los trabajadores, jubilados y pensionados para equiparar la inflación. | Foto: Política Argentina

Publicado 30 septiembre 2016

La decisión final podrían tenerla luego de que concluya la reunión que el gremio sostiene con miembros de la Administración ejecutiva de Mauricio Macri.

Existe la posibilidad de que la Confederación General del Trabajo de Argentina (CGT) convoque a paro general luego de la reunión que sostuvieran este viernes con funcionarios del Gobierno del presidente Mauricio Macri.

Los tres secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, sostuvieron este jueves un encuentro en el Ministerio del Trabajo con representantes del Ejecutivo para negociar las demandas sindicales.

>> CGT se prepara para ir a paro general de 24 horas en Argentina

La CGT exige un bono de fin de año para los trabajadores activos, jubilados y pensionados con el fin de equiparar la inflación que galopa en Argentina; piden analizar la exención del medio sueldo anual complementario de diciembre del Impuesto a las Ganancias; y demandan aumento de los programas sociales.

El Gobierno dio un plazo de 10 días para evaluar las exigencias y darles respuesta a la CGT, según un acta firmada por ambas partes y difundida por el Ministerio de Trabajo.

>> CFK pide analizar hilo conductor de restauración conservadora en América Latina

Sin embargo, los sindicalistas no descartan la posibilidad de convocar a un paro general luego de reunirse con los ministros de Interior, Rogelio Frigerio; de Trabajo, Jorge Triaca; de Hacienda, Alfonso Prat-Gay; y el de Producción, Francisco Cabrera; y Mario Quintana, uno de los coordinadores del gabinete, este viernes.

Daer detalló que el Gobierno convocará a una reunión con empresarios para luego dar respuesta a los sindicalistas, luego se determinará si realizar o no la huelga. "No hay tregua ni fecha de paro. La situación es la misma pero estamos avanzando en favor de encontrar resultados".

Rogelio Frigerio, ministro del Interior, por su parte, se ha mostrado abierto al asegurar que los demás funcionarios del Gobierno coinciden con muchas sugerencias de políticas públicas planteadas por el movimiento sindical.

>> Trabajadores argentinos frenan paro mientras dialogan con el Gobierno

En contexto

La relación entre la Administración de Macri y los sindicatos nunca ha sido sencilla. El presidente recibió a los siete sindicalistas más poderosos de Argentina en la Casa Rosada apenas asumió el poder, en un intento por demostrar que respetaba el poder sindicalista. Y es que los sindicatos representan al peronismo con mayor capacidad de movilización. Macri, en tanto, debe cambiar el paradigma de que un presidente democrático no peronista no culmina nunca con su mandato.

Los “gordos”, como se les conoce a los líderes sindicales que llevan décadas al frente de sus gremios, al final del Gobierno de Cristina Kirchner, se dividieron. Hugo Moyano, al frente del poderoso gremio de los camioneros, por ejemplo, hizo campaña por Macri. Pero el amor no duró. Moyano se distanció y la CGT, dividida hasta agosto en tres grandes centrales, se reunificó. Desde entonces aumentó la presión contra Macri.

Los gremios más combativos hasta ahora fueron los agrupados en la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), fuerte entre los empleados públicos. Pero la CGT, más cercana al peronismo tradicional, ha decidido negociar con el Gobierno bajo presión, sin movilización de calle. La declaración de un paro nacional es una de sus estrategias.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.