• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Revolución Boliviana del 52 logró visibilizar al indígena.

La Revolución Boliviana del 52 logró visibilizar al indígena. | Foto: EFE

Publicado 15 abril 2016

La Revolución Boliviana del 52 confirma que la experiencia de los trabajadores no puede ser entregada a los intereses de países que promueven políticas de intervencionismo como Estados Unidos.  

El proyecto político que inició la clase obrera hace 64 años en Bolivia sigue más vigente que nunca gracias a las políticas de inclusión social que adelanta el primer presidente indígena de América Latina, Evo Morales. 

La Revolución Boliviana del 52 surgió en respuesta a la explotación y exclusión que vivían los trabajadores de la época, especialmente los obreros de las minas que eran sometidos a fuertes tareas sin el más mínimo respeto a sus derechos humanos.

La falta de oportunidades y políticas públicas para un país habitado por tres millones de personas motivó a los campesinos, indígenas y movimientos de izquierda a insurgir ante la injusticia que se cometía en Bolivia en la década de los 50. 

Las milicias obreras se apoderaron del país y lograron una explosión social que marcó el principio de grandes cambios en la tierra que vio nacer a Tupac Katari, uno de los máximos iconos de la lucha de los pueblos indígenas de Bolivia.

El deseo de lograr un cambio definitivo en el Gobierno activó el surgimiento de partidos de izquierda que más tarde se fusionaron con el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), organización que construyó parte de la historia de la Revolución del 52 gracias al apoyo de los obreros y campesinos.  

La política fracasada de Villarroel 

Setenta por ciento de la población boliviana era analfabeta, las mujeres no tenían derecho al voto, muchos se morían de hambre, el indígena era visto como un intruso y no como un líder capaz de contribuir en los cambios de la sociedad. 

Todos esos indicadores eran el resultado de las políticas fracasadas del entonces presidente Gualberto Villarroel, derrocado el 21 de julio de julio de 1946 por una turba que lo sacó del Palacio de Gobierno para posteriormente arrastrarlo por la plaza mientras era apuñalado y golpeado cruelmente.

Villarroel respondía a los intereses de Estados Unidos y no a las demandas de su pueblo, que era uno de los más pobres de la región a pesar de la explotación de recursos de las transnacionales. También es recordado por ser reformista, fascista y por supuestamente haber apoyado el Plan Cóndor.  

El papel de Paz Estenssoro 

Con la llegada de Víctor Paz Estenssoro al poder en 1952 se vio obligado a preparar la nacionalización de las minas y una serie de medidas que no fueron implementadas por el Gobierno de Villarroel.

Ante la presión de la clase obrera, el expresidente pacta con Estados Unidos para recuperar el Ejército Nacional y poder pagar las indemnizaciones de la “Rosca minera” que iba a ser expropiada.

Para 1953 se logra la tan esperada reforma agraria en Bolivia bajo el decreto de Ley 3464. El proyecto permitió a los campesinos la posibilidad de ser propietarios de sus tierras y recibir títulos entregados bajo la tutela del Gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.