• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rusia mantiene la alerta en la región de Nargono Karabaj.

Rusia mantiene la alerta en la región de Nargono Karabaj. | Foto: EFE

Publicado 7 abril 2016

Los recientes combates entre las fuerzas de Azerbaiyán y las pro armenias, en el enclave de Nagorno Karabaj, causaron alarma ante la posibilidad de una nueva guerra en la región que podría revivir las heridas de los combates de 1988.

Desde el pasado sábado 2 de abril las tensiones entre Armenia y Azerbaiyan han incrementado debido a los últimos enfrentamientos por el enclave de Nagorno Karabaj. Tras cuatro días de combates las partes llegaron a un acuerdo en Moscú para un cese al fuego.

El territorio de Nagorno Karabaj, que comprende cerca de 11 mil 500 km2 con una población de mayoría armenia, ha sido desde hace décadas objeto de disputa entre Azerbaiyán, donde está ubicado, y los habitantes del enclave que son apoyados por la vecina Armenia.

>> Azerbaiyán y Armenia llegan a un acuerdo de tregua en Moscú 

Inicio de la guerra por Nagorno Karabaj

La disputa por la región de Nagorno Karabaj es un conflicto que surgió tras la disolución de la antigua Unión Soviética. El experto en el Cáucaso Uwe Halbach comentó para el medio alemán Deuscht Welle que este explotó en 1988 cuando el Parlamento de Nagorno Karabaj, que había sido subordinado a Azerbaiyán en 1923, exigió ser adscrito a Armenia.

Thomas de Waal, experto del centro de estudios Carnegie Endowment for International Peace, afirmó para BBC que "de todos los conflictos no resueltos que estallaron cuando se deshizo la Unión Soviética, el de los armenios y azerbaiyanos por Nagorno Karabaj ha sido el más amenazante.

>> Azerbaiyán activará cese del fuego si Armenia retira tropas de la frontera 

Durante la guerra por el enclave de 1988 a 1994 entre las fuerzas azerbaiyanas y los separatistas armenios fallecieron entre 20 mil y 30 mil personas. Más de un millón huyeron de sus hogares.

El nuevo enfrentamiento en Nagorno Karabaj

De acuerdo con Uwe Halbach la tregua de 1994 se ha violado en reiteradas oportunidades, el cese de hostilidades sirvió para terminar el estado de guerra pero no trajo realmente la paz a la región. “Casi todos los años se producen tiroteos e incidentes violentos, con entre una y tres decenas de muertos anuales. Lo que vemos ahora es, eso sí, el más grave de todos los incidentes desde 1994”, añadió Halbach.

El Gobierno de Azerbaiyán se resiste a perder parte de su territorio, pero los armenios no parecen dispuestos a entregarlo.

Rusia, Francia y Estados Unidos presiden el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) que desde 1994 está intentando encontrar una solución pacífica al conflicto.

Según Thomas de Waal "la presión externa de los tres mediadores internacionales, Francia, Rusia y EE.UU., para resolver el conflicto siempre ha sido más débil que la resistencia de Armenia y Azerbaiyán para lograr un compromiso".

El papel de Rusia y Turquía

La actual situación en Nagorno Karabaj podría estar relacionada con el conflicto ruso-turco en la crisis siria. Turquía se sitúa abiertamente del lado azerbaiyano. Rusia mantiene estrechos vínculos con Armenia por razones de seguridad.

Uwe Halbach destacó que Rusia mantiene en el territorio armenio una base militar y cerca de 5 mil soldados estacionados. Sin embargo, la posición rusa tampoco es tan clara por los acuerdos de cooperación y económicos con Azerbaiyán.

Así que Rusia juega aquí un rol ambivalente, mientras Turquía está claramente junto a Azerbaiyán e históricamente enfrentada con Armenia.

La solución al conflicto en Nagorno Karabaj

El canciller de Rusia, Serguei Lavrov, ha sostenido que “el conflicto de Nagorno Karabaj no tiene solución militar, pero “hay intentos por parte de los que no están de acuerdo con los enfoques básicos de la normalización en Nagorno Karabaj (...) de suspender lo que fue pactado y fijado en documentos firmados por Rusia, Francia y EE.UU.”.

Para Lavrov la postura acordada supone la solución del conflicto de forma "exclusivamente pacífica y política". Rusia sostiene que el Gobierno turco debe dejar de entrometerse en los asuntos de sus vecinos, sean estos sirios, iraquíes o azeríes. “Hay sobradas pruebas de que Turquía, pese a todos los llamados, continúa su injerencia”, añadió Lavrov.

A pesar de los intereses rusos y turcos, Azerbaiyán y Armenia, incluido el enclave de Nagorno Karabaj, aspiran a un futuro de paz. El presidente armenio Serzh Sargsyan manifestó que "Armenia y Nagorno Karabaj se pronuncian a favor del cese de hostilidades y la reanudación del régimen de alto el fuego acordado en 1994 del que la OSCE es garante".

El presidente armenio realizó un llamado a la normalización bajo con la condición de que las unidades militares de los bandos vuelvan a las posiciones que ocupaban hasta el 1 de abril de 2016 para evitar una escalada del conflicto.

>> Un resabio de disputas postsoviético


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.