• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En el país persisten las divisiones étnicas y políticas.

En el país persisten las divisiones étnicas y políticas. | Foto: Archivo

Publicado 6 abril 2017

El país fue escenario de una de las confrontaciones más sangrientas desde la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad es un Estado frágil que sigue arrastrando las consecuencias de la guerra.

El Conflicto en Bosnia-Hergovina (1992-1995) fue uno de los más sangrientos en las guerras de desintegración de la antigua Yugoslavia. Al menos 96.000 personas perdieron la vida, un millón fue desplazada y ocurrió una limpieza étnica sistemática.

El 6 de abril de 1992, la Unión Europea reconoció la independencia de Bosnia-Herzegovina de Yugoslavia. Ese día, un grupo de serbobosnios dispararon a quemarropa a los manifestantes. Así, inició la guerra más cruenta en la región de los Balcanes desde la Segunda Guerra Mundial.

Un cuarto de siglo después, el país aún continúa fracturado por divisiones étnicas que no permiten consensuar intereses para solventar las heridas del pasado.

Un país dividido


El analista internacional Basem Tajaldine comentó en entrevista para teleSUR que pese a que ya no hay conflicto armado en Bosnia-Herzegovina aún hay cierta tensión debido a las pugnas y divisiones internas.

La guerra de Bosnia Herzegovina fue promovida por Occidente, especialmente los países de la OTAN utilizando las divisiones religiosas y étnicas para procurar la fragmentación de la antigua Yugoslavia”, afirmó el analista.

De acuerdo a Tajaldine, “Josip Tito logró unir a las étnicas y fracciones religiosas bajo un propósito nacional patrio, la caída de la antigua Unión Soviética (URSS) fue aprovechado por la OTAN para impulsar una guerra fratricida que hasta el día de hoy están viviendo las consecuencias”.

>> Se activa el Brexit, ¿Qué pasos vienen ahora?

Tras los acuerdos de paz de Dayton en 1995, el país se encuentra conformado por dos entes autónomos, el común de musulmanes y croatas, y el serbio. Los tres pueblos funcionan cada uno por separado.

Sin embargo, el excesivo aparato burocrático, que cuenta con 130 ministerios de diferentes niveles, afecta aún más el funcionamiento de la estructura estatal compartida.

Foto: Archivo

El país mantiene una economía dependiente del exterior “sigue siendo parte de un protectorado de la OTAN, dependiente de las remesas de sus conciudadanos que han migrado a otras partes de Europa”, comentó Tajaldine.

En materia de integración regional, Bosnia presentó en febrero de 2016 su candidatura para ingresar a la Unión Europea (UE).

“Todos los países que conforman parte del protectorado europeo están ansiosos de entrar al bloque europeo, pero son países débiles que son vistos por la propio Unión Europea como una carga y no les conviene su entrada”, explicó Tajaldine.

>> CE pide a naciones cumplir cuota de reubicación de refugiados

“Las potencias europeas ya consiguieron su objetivo de expandir las bases de la OTAN hacia fronteras con Rusia, pero que hoy no representan mayor interés económico, solo geopolítico, a excepción de algunas regiones que cuentan con importantes recursos”, subrayó.

Luego de 25 años, Bosnia Herzegovina parece andar en un callejón sin salida. Bajo el sistema de protectorado internacional, sigue siendo un país débil que no ha resuelto sus heridas del pasado. Mientras su población emigra, la crisis social continúa.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.