• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 5 enero 2016

Este es el segundo ataque que el grupo yihadista realiza contra las instalaciones petroleras. La primera fue en el pasado mes de octubre.

Este lunes, miembros del autodenominado Estado Islámico (EI) atacaron dos de las principales terminales petrolíferas de Libia, identificadas como Ras Lanuf y Al Sidra, y combatían para ocupar los puertos de embarque de crudo.

Se presume que una de las terminales marítimas se incendió por el ataque con misiles y resultaba imposible controlar el fuego desatado en cientos de miles de litros de petróleo.

Los yihadistas se mantuvieron en las instalaciones durante varias horas, hasta que finalmente abandonaron la ofensiva dejando varios muertos, propios y del Ejército.

Esta es la segunda vez -desde el pasado octumbre- que los miembros del EI intentan ocupar las áreas de exportación petrolera, en el área de puertos que están prácticamente inoperativos.

Por su partes los yihadistas  reconocieron el ataque y precisaron que habían logrado controlar la localidad de Ben Jawad, a pocos quilómetros de Al Sidra, de manera total. 


SEPA» Estado Islámico asesina a joven tras acusarlo de homosexual
 

Aún cuando las instalaciones petrolíferas están cerradas, tienen reservas.

El ataque contra los puertos de Ras Lanuf y Al Sidra apunta a la ocupación directa más que al valor económicosdel lugar, ya que ambas explotaciones están cerradas desde hace más de un año ante el temor que los terroristas las ataquen.

Sin embargo medios locales reportan que gran cantidad de reservas todavía están allí almacenadas en depósitos de los cuales al menos uno ardía luego del ataque.

Por su parte, analistas especulan que las potencias occidentales volverían a intervenir en Libia, para evitar que miembros del EI logre ocupar alguno de los puertos  petrolíferos y para explotarlos financieramente como ha hecho con pozos en Siria e Irak.


SEPA MÁS»  Irak asegura que el final del Estado Islámico llegará en 2016
 

EL DATO»
El petróleo es el oro negro que financia a los miembros del autodenominado Estado Islámico (EI): proporciona combustible para sus máquinas de guerra, permite producir electricidad y les granjea a los yihadistas influencia económica. 
El pasado septiembre el  EI logró tomar el control del yacimiento petrolífero de Yezl, el último que quedaba en manos del gobierno de Bashar al Assad. Después de apoderarse del recurso estratégico, los terroristas construyeron un sistema de producción, trasporte y posterior venta del crudo. 
Los miembros del EI controlan el yacimiento petrolero de la ciudad iraquí de Qayyarah, cerca de Mosul. Sin embargo, según los expertos, el volumen de producción en esta localidad no supera los 8 mil barriles diarios, que además solo son aprovechables en su mayoría para la producción de asfalto.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.