• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Las instalaciones de la base militar Camp Speicher, han sido escenario de varios crímenes reivindicados por el Desh.

Las instalaciones de la base militar Camp Speicher, han sido escenario de varios crímenes reivindicados por el Desh. | Foto: en.abna24.com

Publicado 3 enero 2016

Yihadista suicidas lograron arremeter contra una base militar que controló EE.UU. situada a unos 160 km al norte de Bagdad, Irak.

Fuentes oficiales de Irak, confirmaron este domingo que el autodenominado Estado Islámico (EI), atacó una exbase militar de EE.UU. ubicada en Tikrit (norte del país), provocando la muerte de al menos 15 agentes de seguridad iraquíes.

Los yihadistas detonaron carros bombas y chalecos con explosivos en el interior de la antigua base aérea norteamericana, Camp Speicher, dejando también más de 20 personas heridas.

Se presume que esta nueva acción del EI, tendría como objetivo cobrar la vida de los que ellos llaman “entrenadores del ejército de rechazo” en alusión al odio infundado contra la comunidad musulmana chiíta.

 

Lea también: Irak asegura que el final del Estado Islámico llegará en 2016

Un portavoz de una fuerza militar creada para recuperar la provincia de Nínive, en poder del EI, aseguró que los extremistas aprovecharon la niebla en medio de la noche, para irrumpir las instalaciones y sembrar el terror.

Desde 2014, el Daesh tomó el control de estos espacios para convertirlo en símbolo de la brutalidad y el rechazo contra los chiítas en Irak. En ese mismo año, alrededor de mil 700 soldados murieron en un avance por la frontera con Siria.

Se conoce que el Estado Islámico también arremetió nuevamente contra la ciudad de Radami (oeste de irak), de donde fueron expulsados hace poco por el ejército iraquí.

Los extremistas atacaron con siete coches bomba conducidos por suicidas para contener a las fuerzas de seguridad en dos áreas en las afueras de esa ciudad, según informaron medios locales.

Lea también: Ejército iraquí retoma control total de Ramadi

 

CONTEXTO
El autodenominado Estado Islámico (EI) ha sufrido bajas recientemente en Irak. En ese sentido, el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, sostiene que 2016 será el año para tratar de exterminar al Daesh y recuperar todas las zonas que aún están bajo su poder.
La reconquista de Ramadi es un duro golpe para el grupo terrorista y permitirá a las fuerzas del ejército iraquí centrarse en la liberación de Mosul, el principal feudo del EI en Irak.
La tensión en Irak aumentó luego de que las fuerzas militares de Turquía invadieran su territorio con la excusa de atacar posiciones del EI, no obstante, lo han hecho sin la aprobación del Gobierno iraquí.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.