Las horas que siguen son decisivas para el pueblo de Brasil

El Golpe de Estado perpetrado en Brasil contra la presidenta Dilma Roussef, constituye un atentado contra la integración latinoamericana, además de ser obra del mismo “artista” especializado en crímenes contra la humanidad. Si los latinoamericanos nos inclináramos un poco más por el estudio de las agresiones imperiales, nos daríamos cuenta de que las mismas responden a un patrón que se ha ido afinando a lo largo de la últimas dos décadas.

Las horas que siguen son decisivas para el pueblo de Brasil

Basados en la observación de todos los golpes de estado ejecutados durante lo que va del siglo XXI, en Latinoamérica, podríamos anticipar que el pueblo brasileño dispone de apenas unas 120 horas para poder destruir la trama del Golpe y reinstaurar su gobierno legítimo. Que las organizaciones de masa y los partidos políticos, especialmente el PT, deben estar en posición de llevar adelante todas las acciones que sean necesarias, incluso aquellas que suenen “inadecuadas”, recordemos que la derecha no tendrá ninguna consideración con el pueblo.

Desde el año 2000, solamente un golpe de estado fue revertido, en Venezuela, bajo el liderazgo del comandante Hugo Chávez Frías. Toda la movilización popular y las acciones que derrotaron aquel “trancazo”, se produjo en 72 horas, y contaba con actores fundamentales que permitieron neutralizar el ataque de la derecha. Aquella experiencia fue una gran “escuela” para el imperio que desde entonces ha ido afinando sus conspiraciones contra el progresismo latinoamericano.

Muchos ensayos se produjeron entre aquel abril de 2002 y junio de 2009, cuando derrocaron al presidente constitucional de Honduras, Jose Manuel Zelaya, utilizando los mismos artificios que utilizan hoy, solo que aun muy rudimentarios en aquel momento, llenos de absurdos. El pueblo hondureño se lanzó a una lucha intensa, que mantuvo movilizaciones por casi seis meses, pero que perdió toda posibilidad de éxito el 5 de julio, apenas siete días después del Golpe de estado.

La derrota del Golpe dependía en aquel entonces, como depende hoy, de un gran nivel de organización, y gran capacidad de movilización rápida, así como la posibilidad de paralizar el aparato económico del país en cuestión de pocas horas. La práctica nos ha ido demostrando que los factores externos (entiéndase comunidad internacional) son importantes, pero nunca decisivos, y, más temprano que tarde, los gobiernos deben ceder a sus propias realidades, por muy solidarios que sean.

Notemos que la respuesta internacional al golpe en Honduras fue espectacular y rápida, en unánime condena,asi como el inmediato aislamiento de las autoridades espurias (el actual presidente Juan Orlando Hernandez, estaba entre los diputados que asestaron el zarpazo al gobierno de Zelaya). Para el momento del derrocamiento de Fernando Lugo en Paraguay, esa misma comunidad internacional se mostró mucho más tímida, y más dividida. Hoy, un amplio sector, dominado por la derecha, hace una campaña abierta por respaldar el gobierno ilegitimo de Temer. El tristemente célebre Luis Almagro, salió peor que Insulza, y en lugar de estar frontalmente contra el trancazo brasileño, está promoviendo un Golpe contra Venezuela.

Por otro lado, entre la reacción del pueblo hondureño y el paraguayo hubo una brecha ya sensible, además, se habían perfeccionado mucho los argumentos jurídicos para perpetrar Golpes de Estado legales (nunca blandos). Las tácticas utilizadas durante las primeras horas posteriores a los golpes de estado del siglo XXI involucran un bombardeo mediático, con un gran cerco noticioso que invisibiliza y desconecta a la víctima de su pueblo. Se despliegan en su totalidad matrices de manipulación que se han sembrado meses o años antes, que usan expedientes vinculados principalmente con supuesta corrupción.Ellos, los thinktanks, descubrieron que las clases medias son bastante susceptibles a la propaganda anti corrupción, aunque se le olviden todos los corruptos de la historia.

Como resulta evidente, para la propaganda la corrupción no importa; la mejor muestra es el juicio político contra la presidenta Dilma aprobado por un grupo que más parece una peligrosa banda de delincuentes que un grupo legislativo. La otra cosa que entra inmediatamente en discusión pública es la “legitimidad” y la legalidad de los golpistas y los golpeados; esta discusión es estéril, interminable y destinada a neutralizar la estructuración de una estrategia de defensa del pueblo. En el esquema golpista no importan la justicia ni la legalidad, los medios de encargan de declarar culpables y hacer escarnio de ellos de forma súbita.

Esta última parte es muy importante, pues se ha hecho patente en la experiencia continental que las fuerzas de izquierda tienden a enfrascarse en la disputa por la legalidad dentro del marco burgués, diseñado fundamentalmente para proteger justamente los intereses de clase de quienes promueven el golpe. Es fundamental entender que en el momento en que se produce un golpe de Estado la legalidad entra en un plano secundario; el problema mayor es de fuerzas, y la derecha dirigida por el imperio está dispuesta a todo.

Es clave comprender que, debido a fallos garrafales en nuestro desempeño político de masas, cuando llegamos al momento del golpe, tenemos serios problemas de hegemonía. Nuestros pueblos se encuentran virtualmente a merced de la ideología burguesa que, además, no ha dejado de ser dominante en ningún momento a pesar de nuestros gobiernos. Eso nos obliga, por ahora al menos, a confiar toda la defensa en la organización de que disponemos, que en Brasil es muy grande, y a esperar que los múltiples liderazgos tengan a bien deponer, al menos por un momento, sus intereses particulares para enfrentar al enemigo verdadero, derrotarlo y aniquilarlo.

En este momento, se hace necesario dejar de lado la discusión; la derecha brasileña, dirigida totalmente desde Estados Unidos, al servicio de estos, no dieron este golpe de estado porque creen en las instituciones o las leyes brasileñas; lo hicieron porque sus expertos en consideraciones les dieron luz verde después de constatar que las condiciones eran propicias para dar este paso. Lo hicieron porque podían; en ese nivel los votos que los eligieron no importan, no importa el país, no importa nada más que sus intereses.

Las horas posteriores al golpe de estado, plantean un enorme reto para los movimientos populares organizados, pues deben pasar a la plena movilización, y estar preparados para escalar el nivel de la lucha, incluso hasta la insurrección si el enemigo no es derrotado en las fases previas. Fijémonos bien, ese enemigo jugará durante estas horas a sembrar el desconcierto y el terror. Ambas serán el ingrediente fundamental de los meses y años sucesivos. Sabiendo que un pueblo en confusión y aterrado no es capaz de luchar, comienzan los anuncios de leyes draconianas, y medidas económicas terribles, cambiando la discusión nacional.

Este esquema paralizante de la capacidad popular va ganando terreno con el tiempo. Por ello, el avance del reloj juega en favor de la consolidación del golpe de Estado. Para cuando venza el plazo de 180 días que han dado al dichoso juicio político, la destitución formal de la presidenta será un mero trámite. Ya para ese momento los medios la habrán hecho culpable de todas las pestes que asolan el Brasil.

Desafortunadamente, los alcances de este artículo no dan para abordar este tema en la profundidad que tiene. Sin embargo, planteamos aquí tres cosas fundamentales para que prevalezcan nuestros pueblos:

1.- Los Golpes de Estado son un recurso vigente del imperio, y han mantenido activos sus thinktanks perfeccionado todos sus elementos. El patrón común es evidente. Aunque muchas veces argumentamos que “cada quien tiene sus particularidades”, obviamente el sistema se ha encargado de estandarizarnos, sobre todo desde la parte ideológica que nos ha despojado de nuestra cultura, de nuestras costumbres, de nuestras creencias, todo esto implica que somos cada vez más vulnerables.

2.- Evidentemente, nuestros proyectos revolucionarios no pueden limitarse a ganar elecciones. No deberíamos necesitar mucho para entender que una vez que ganamos una elección, debemos prepararnos para derrotar el inevitable Golpe de Estado que se producirá como reacción del enemigo. Para ello, es importante que estudiemos a fondo las experiencias de cada revés. Ellos no cometen errores, solamente experimentan y construyen a partir del estudio; a nosotros no debería sernos tan difícil prepararnos para la defensa. La derecha nos demuestra toda la vida que ni es democrática, ni está dispuesta a convivir con nosotros.

3.- Nuestro mayor problema es la gran fragmentación que significan tantos países. Solo la unidad latinoamericana en un solo país nos permitirá vivir como nación, siendo respetados por el imperio. En ese sentido, la izquierda debe plantearse con seriedad, en el cortísimo plazo, reivindicar y tomar la bandera unionista de nuestros próceres y llevarla a la practica en todos los rincones de este continente.

Termino diciendo que creo que existe una ventana de oportunidad para que el pueblo brasileño derrote el Golpe de Estado y restituya a su legitima presidenta. Contrario a países más pequeños, como Honduras y Paraguay, el Brasil cuenta con fuerzas revolucionarias y movimientos sociales gigantescos, con grandes estructuras organizativas, lo que permite plantear un curso de acción inmediata. Sin embargo, la experiencia nos muestra que esa ventana se cierra aceleradamente, que luego de que se cierre el pueblo tendrá que pasar a la defensiva por un tiempo indeterminado.

El golpe de estado en Brasil, o en cualquier otra parte del mundo, no es el resultado del choque de fuerzas espontaneas. Es el enfrentamiento directo de dos fuerzas opuestas históricamente, por lo que puede ser estudiado, entendido y derrotado. Es simplemente el producto de la lucha de clases, un concepto al que aún le debemos mucho trabajo, y que es hora que dejemos de tratar como si fuera un salmo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Licenciado en Matemática e Investigador Social. Escritor y Analista autodidacta. Colaborador de teleSUR y otros medios digitales. Censurado en su país, Honduras (por medios y por lectores). Actual Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Libertad y Refundación, LIBRE.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.