Mostrar:
Autores:
Buscar:

Ricardo Arturo Salgado Bonilla
Ricardo Arturo Salgado Bonilla

Licenciado en Matemática e Investigador Social. Escritor y Analista autodidacta. Colaborador de teleSUR y otros medios digitales. Censurado en su país, Honduras (por medios y por lectores). Actual Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Libertad y Refundación, LIBRE.

87 Notas publicadas

Notas recientes
Sé que no es fácil transitar entre la teoría y la praxis, y que buscar moldes en los que quepa la realidad es una tarea estéril. Sin embargo, algunas lecciones de vida, bastan, a veces, para explicar lo que queremos decir y hacer.
Honduras se viste de rojo, por la sangre que derrama la dictadura; por el baño que sale de la ayuda militar de Washington al bipartidismo criminal hondureño, pero también por la bravura y dignidad de su pueblo, que se niega a seguir las direcciones de un liderazgo que lo lleve a rendirse.
Esos medios publicaron por meses encuestas falsas, que le daban a Juan Orlando Hernández ventajas de hasta 20 puntos, que pretendían posicionarlo como presidente antes del proceso. Estos mismos medios se alinearon con la campaña de terror varios días antes de las elecciones, dirigidos por JJ Rendón, Otto Reich, Robert Carmona y otros sicarios de opinión pública, para provocar el abstencionismo entre la población.
En síntesis, el proceso electoral hondureño, que tiene lugar en dos semanas, luce complejo y complicado.
La victoria de Alianza PAIS en el Ecuador, es una muestra de fuerza, especialmente por la derrota de los argumentos de fraude de la derecha.
El papel de la ideología en todo esto ha alcanzado efectos dramáticos; muchos trabajadores son seguidores fanáticos del culto al “libre mercado”, y, peor aún, miles de ellos no se sienten “pobres”.
Hasta ahora, la derecha venezolana, sigue actuando como apéndice de la agresión gringa, pero todavía no luce capaz de construir una base social real que la lleve a tener suficiente fuerza para concretar esta condición.
La dimensión de “Guerrillero del Tiempo” no le quedo mejor al Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, que ahora, después de su partida física. Su voluntad de que no no erigieran monumentos ni se nombraran calles o plazas con su nombre, tiene un enorme valor político para la revolución cubana y para Latinoamérica. Si la moral inquebrantable de este gigante, y su compromiso marcaron la lucha de su vida, su paso a la eternidad lo da pensando como un combatiente que seguirá luchando por siempre.
La manipulación mediática es absoluta, y ahora, dirigida de forma segmentada, alcanza incluso a la población que resistió al Golpe de Estado Militar de 2009.
Sera fácil ubicar la imagen del Comandante en la zona épica, y contar cada una de sus epopeyas; pero es necesario entender al Fidel histórico; aquel en cada momento de su vida, y su comprensión excepcional de su entorno. La obra de aquel joven de casi 30 años que plantea una brillante defensa contra el aparato represor batistiano que nosotros conocemos como “La Historia me Absolverá”, que a la postre se convirtió en el programa político alrededor del cual la sociedad cubana allanó el camino victorioso de la revolución.