• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Viena acoge la 167° Conferencia Ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), así como también otras reuniones de ese organismo en función a estabilizar los precios del crudo.

Países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han señalado la baja del precio del barril de crudo, debido entre otras razones a la sobreproducción, asociada al incremento de producción petrolera de países productores no convencionales mediante técnicas como el fracking. Se prevé que la estabilización del mercado petrolero sea el eje central de los encuentros de ese organismo en Viena (capital de Austria).

Los procesos de extracción no convencionales también han tenido parte en la disminución del crecimiento económico mundial, totalizando una baja de 3.4 por ciento en 2014 a 3.3 por ciento en lo que va de este año. En contraste, Estados Unidos, país pionero en la técnica de extracción de petróleo de esquisto, registra un crecimiento económico de 2.6 por ciento a 2.9 por ciento, según cifras de la OPEP.

Del 2 al 5 de junio se registran en Viena una serie de encuentros de representantes de los países miembros de la OPEP para evaluar e impulsar los objetivos en materia energética promovidos por varios presidentes, entre ellos el de Venezuela, Nicolás Maduro, que ha sido reiterativo en sus exhortaciones a tomar medidas respecto al tema.

 

¿Por qué bajan los precios del petróleo?


En vista de la baja de la demanda de petróleo, se genera una hiperproducción. Sin embargo, la OPEP acordó mantener su techo de producción y países como Arabia Saudita se niegan a bajar la fabricación de crudo, en parte debido a que dejarían a la intemperie mercados que aprovecharía Estados Unidos con sus técnicas de explotación no convencionales.

Mandatarios de países miembros de la OPEP han definido al fracking como un arma del capitalismo. El presidente venezolano Nicolás Maduro considera que la extracción de petróleo dentro de las rocas de esquisto es un arma política que emplea EE.UU. para mermar la demanda de petróleo y bajar sus precios, de esa forma, doblegar a los países exportadores de crudo que enfrentan sus acciones de dominación, como Venezuela y Rusia.

Por los países afectados por la baja de los precios del petróleo se evidencian también los objetivos geoestratégicos de EE.UU., además de los económicos. Venezuela es el país pionero en la fundación de Petrocaribe, organismo de integración económica instaurado en el principio de cooperación y solidaridad entre los pueblos.

 

Estados Unidos pretendió fragmentar Petrocaribe con la reunión de Seguridad Energética para el Caribe (CECI) en Washington, en enero de este año, cuando instó a 12 miembros de Petrocaribe a aceptar inversiones privadas, ayudas financieras y reducir a futuro la supuesta “dependencia” del crudo proveniente de Venezuela, país que no fue invitado al encuentro.

 

Los Estados miembros de Petrocaribe reciben crudo venezolano en condiciones preferenciales. La escala de financiamiento se encuentra entre 5 y 50 por ciento de la factura petrolera, tomando como referencia el precio de los hidrocarburos. Igualmente extiende el período de gracia para el financiamiento de uno a dos años y prevé una extensión del período de pago de 17 a 25 años, reduciendo el interés a 1 por ciento, si el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) entrega más de 100 mil barriles de crudo por día y desde su creación en 2005 los países signatarios han recibido 301 millones de barriles de petróleo. (Datos hasta noviembre de 2014).

¿Qué es el fracking?


El fracking requiere entre 9 mil y 29 mil metros cúbicos de agua para sacar petróleo de un pozo.

De al menos 40 mil pozos que han sido perforados en estados unidos desde 2011, tres cuartas partes se encuentran en zonas donde el agua se vuelve cada vez más escasa. El fracking es la técnica de extracción de petróleo y gas de esquisto mediante la penetración del suelo, primero de forma vertical y luego horizontal, introduciendo grandes cantidades de agua para sacar el hidrocarburo entre las piedras.

Se estima que entre 15 y 80 por ciento del fluido que se inyecta para la fractura vuelve a la superficie como agua de retorno, y el resto se queda bajo tierra. Entre el líquido se encuentran residuos de elementos radioactivos, hidrocarburos y restos de materiales pesados que destruyen la composición del suelo.

El metano, por ejemplo, es un potente gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático y se escapa de los lugares donde se realiza el fracking, atacando también al medio ambiente de manera que acaba con la vida en esas zonas.

¿Quieres saber más sobre el fracking? No te pierdas este capítulo de Infraganti:

Aunque el fracking inició en estados unidos, se expande cada vez más por el resto del mundo con el ideal de "independencia energética”. Empresas privadas y estatales de petróleo y gas se están asociando con compañías estadounidenses para adquirir más experiencia en la fracturación hidráulica como mecanismo de extracción de crudo y gas.

En américa latina, México es el país que más se ha puesto al día con el fracking. Es la cuarta nación con disponibilidad de gas esquisto a nivel mundial y desde 2010 comenzaron los trabajos de perforación en la frontera con Estados Unidos.

Los pozos donde se realiza el fracking liberan compuestos en el aire como benceno, etilbenceno, tolueno y hexano que se han relacionado con problemas neurológicos, transtornos de la sangre y cáncer.

¿Cuánto produce la OPEP?


 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.