• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • En 2014 se realizaron en todo el mundo mil 600 eventos con motivo del Día Internacional contra la Homofobia.
    En Profundidad

    En 2014 se realizaron en todo el mundo mil 600 eventos con motivo del Día Internacional contra la Homofobia.

La exposición de niños y jóvenes a la homofobia, la transfobia y la bifobia genera consecuencias trágicas que incluyen traumas, auto-estigma y auto-lesiones.

Expertos en derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de otros organismos internacionales llamaron recientemente a poner fin a la discriminación y la violencia contra niños y jóvenes homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales, e instaron a los Gobiernos a proteger los derechos de tales grupos.

Con motivo de conmemorarse este 17 de mayo el Día Internacional contra la Homofobia, la Bifobia y la Transfobia, los especialistas advirtieron que en todo el mundo niños y jóvenes lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGTBI), o aquellos que son considerados como tales, se enfrentan a estigma, discriminación y violencia debido a su orientación sexual e identidad de género real o percibida, o porque su cuerpo difiere de las definiciones tradicionales de mujer u hombre.

De acuerdo con un comunicado difundido con motivo de la fecha, además de sufrir agresiones físicas y emocionales en escuelas e instituciones, esas personas también enfrentan el rechazo de sus familias y comunidades, lo que puede resultar en altos niveles de exclusión social, pobreza, deserción escolar y jóvenes sin hogar.

¿Qué piensas sobre la homofobia?

El Motivo de un Día Internacional

Una campaña iniciada en 2004 llevó a que al año siguiente más de 40 países del orbe celebraran el Día Internacional contra la Homofobia, para lo cual se escogió el 17 de mayo porque en esa misma fecha, pero de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó a la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

En 2009, la Transfobia se añadió de forma explícita al nombre, para reconocer así las diferentes expresiones de orientación sexual y de género, y las siglas IDAHOT (provenientes del inglés) comenzaron a utilizarse en alusión a la fecha, a la que desde este año se le agregó, además, el vocablo Bifobia, con el propósito de visibilizar los problemas específicos que enfrentan las personas bisexuales.

El dato: Una persona transexual es aquella cuya identidad de género es diferente a la tradicionalmente asignada a su sexo biológico de forma binaria hombre-mujer, por lo que busca llegar a la reasignación de sexo para que coincida con su identidad de género.

Durante la última década se ha extendido la celebración de la efeméride, y en torno a la jornada suelen realizarse las movilizaciones más importantes de las comunidades LGTBI, en las cuales buscan llamar la atención de líderes políticos, medios de comunicación, movimientos sociales y población en general sobre la alarmante situación que continúan viviendo esos grupos.

El IDAHOT ha recibido el reconocimiento oficial de varios Estados, instituciones internacionales y numerosas autoridades locales, así como por parte de la mayoría de los organismos de la ONU, que conmemoran la fecha con actividades diversas.

Desde el planteamiento realizado por la OMS en 1990 hasta la fecha, la comunidad LGTB ha alcanzado importantes logros a nivel internacional entre los que es posible mencionar que 17 naciones autorizan el matrimonio entre personas homosexuales, otras 14 reconocen las uniones civiles y 12 permiten la adopción conjunta por parte de parejas del mismo sexo.

Vea aquí: Suramérica, entre la unión civil y el matrimonio igualitario

En el caso particular de la efeméride, en la actualidad se celebra en más de 130 países, entre ellos 37 donde la homosexualidad es considerada ilegal, y en 2014 se reportó un total de mil 600 eventos realizados por mil 280 organizaciones en todo el planeta.

Vea aquí: Cadena perpetua para homosexuales en Gambia

Sin embargo, pese a que se ha avanzado en la materia, el reconocimiento a la diversidad sexual y la lucha contra la discriminación aún tiene mucho camino por recorrer, cuando más de 75 naciones castigan por ley la homosexualidad y en siete de ellos es sentenciada con pena de muerte.

El Responsable de ONUSIDA, Michel Sidibé, afirmó esta semana que se vive una época de rápidos cambios sociales, con el alcance de nuevas fronteras y la celebración de logros notables por las personas LGTBI, pero a pesar de esa transformación, siguen produciéndose actos de discriminación y violencia contra esa comunidad.

Vea aquí: Homosexuales en Europa son víctimas de la discriminación
Vea aquí: Proponen ley para matar a homosexuales en California


“No podemos tolerar que los derechos se escojan a gusto de cada cual en una sociedad moderna, en una sociedad que celebre la diversidad; una sociedad donde todo el mundo, viva donde viva o ame a quien ame, pueda vivir en paz y seguridad; una sociedad donde todo el mundo pueda contribuir a la salud y el bienestar de su comunidad”, expresó en un comunicado.

“Al conmemorar el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, hago un llamamiento para que todo el mundo se una al movimiento por la justicia social, la igualdad y la equidad, para que todos puedan vivir con respeto y dignidad”, agregó el alto funcionario.

Niños y jóvenes, entre los más afectados por la discriminación

Según datos difundidos por el Comité IDAHOT y ONUSIDA para América Latina, en la región el 45% de los estudiantes transexuales abandonaron la escuela secundaria a causa de discriminación, en tanto se estima que el 40% de las personas homosexuales y el 75% de las transexuales han sufrido violencia homofóbica en el ámbito escolar.

Tales cifras llaman la atención sobre los que quizás sean los grupos más vulnerables a la discriminación por motivo de la orientación sexual, de ahí que la temática para el IDAHOT 2015 sea precisamente los jóvenes LGTBI.

De acuerdo con el Comité IDAHOT para América Latina, las investigaciones no dejan dudas acerca de que la exposición de los jóvenes a la homofobia, transfobia y bifobia genera consecuencias trágicas, incluyendo el trauma para toda la vida, la auto-estigma, el auto-daño, y en algunos casos el suicidio, además de retos que incluyen el acceso a la salud y la educación.

En todo el mundo, las fuerzas conservadoras se han apoyado en gran medida en las instituciones familiares y educativas como canales de homo/lesbo/trans/bifobia, construyendo su discurso en el hecho de que los jóvenes tienen que ser “protegidos” de la exposición a las sexualidades o expresiones de género “no tradicionales” o “inmorales”, apuntó la organización en su página digital.

Por eso, agregó que el enfoque global sobre la Juventud LGBTI en el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia tiene como objetivo proporcionar una oportunidad para amplificar colectivamente el mensaje de que los jóvenes en realidad necesitan ser protegidos de la homo/lesbo/trans/bi-fobia.

En ese sentido, expertos de la ONU recordaron que en algunos países, niños y jóvenes LGBTI son sometidos supuestas “terapias” con la finalidad de “modificar” su orientación o identidad.

Esas terapias son dañinas, contrarias a la ética, carecen de fundamento científico, son ineficaces y podrían constituir una forma de tortura, al tiempo que jóvenes trans tampoco tienen acceso al reconocimiento de su identidad de género, y son obligados a pasar por procedimientos abusivos, como la esterilización o el tratamiento forzoso.

Al mismo tiempo, los especialistas hicieron alusión al caso de las personas intersexuales, quienes pueden ser sometidas a tratamientos e intervenciones quirúrgicas irreversibles y médicamente innecesarias sin su consentimiento libre e informado.

El dato: La intersexualidad constituye una variación poco común por medio de la cual una persona presenta discrepancia entre su sexo cromosómico (XY/XX), sus gónadas (testículos/ovarios) y sus genitales (pene/vagina), a raíz de lo cual posee características genéticas y fenotípicas propias de hombres y mujeres en grados variables.

Estas intervenciones pueden ocasionarles un grave sufrimiento físico psicológico a largo plazo, afectando así a sus derechos a la integridad física, la salud, la vida privada y la autonomía, y podrían constituir una forma de tortura o maltrato.

Frente a ese panorama, los expertos instaron a los Estados a actuar para proteger a todos los niños y jóvenes de la violencia; asegurar que existan sistemas para su protección y apoyo, como albergues y otros mecanismos de seguridad para aquellas personas que necesitan protección; garantizar la salud y el bienestar a través del acceso a servicios sanitarios no discriminatorios y a una educación sexual comprehensiva, y asegurar que pueden participar en las discusiones sobre políticas y leyes que afecten a sus derechos.

 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.