• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Clinton y Trump se enfrentarán en los comicios del 8 de noviembre.
    En Profundidad

    Clinton y Trump se enfrentarán en los comicios del 8 de noviembre.

La demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump fueron elegidos como los candidatos oficiales para las elecciones presidenciales de EE.UU. Controversias, revelaciones de WikiLeaks y políticas xenófobas han marcado el rumbo de ambos hacia la Casa Blanca.

El improbable y la polémica, así fueron calificados Donald Trump y Hillary Clinton cuando iniciaron su recorrido hacia la Casa Blanca. Pese a las controversias de ambos candidatos y contrario a todos los pronósticos, uno de ellos será el presidente de EE.UU.

El 26 de julio, durante la Convención Nacional Demócrata, la exsecretaria de Estado, Hillary Clinton fue nombrada como candidata oficial para enfrentarse en las elecciones del 8 de noviembre a su contrincante Donald Trump, quien fue designado el 21 de julio en la Convención Nacional Republicana.

Trump, de estrella de televisión a candidato republicano

Trump es un exitoso hombre de negocios, que pasó de ser una estrella de televisión por el reality show El Aprendiz a candidato republicano a la presidencia. Esto sin tener ninguna experiencia previa en cargos políticos.

Su discurso ha estado marcado por la xenofobia, el racismo y el egocentrismo, que ha calado perfectamente con la población de hombres blancos de la clase trabajadora, sin estudios y notablemente conservadores.

>> Demagogia, xenofobia y personalismo marcan el éxito de Trump

Un muro con México

Una de las promesas de Trump, de llegar a la Casa Blanca, es la construcción de una "gran valla fronteriza" entre EE.UU. y México para frenar la inmigración ilegal y los carteles de la droga. Una idea muy acorde a su opinión sobre los latinos residentes en EE.UU., a quienes responsabiliza del crimen en ese país.

Cuando aceptó la candidatura republicana el 21 de julio, Trump volvió a atacar a las minorías étnicas y a los inmigrantes, a quienes acusó de los problemas económicos en EE.UU., obviando las dificultades financieras mundiales y los multimillonarios gastos de esa nación en invasiones militares injustificadas.

"Ciento 80 mil inmigrantes ilegales hoy están en el país amenazando a ciudadanos pacíficos. El número de familias ilegales superan el total de dos mil 15 y han sido liberadas por decenas de miles en nuestras comunidades", dijo el magnate en su discurso ante la Convención Nacional Republicana.

 

Economía proteccionista para los estadounidenses

El fenómeno Trump ha superado inclusive la doctrina clásica del Partido Republicano, amparado en el libre comercio. El planteamiento del empresario radica en un proteccionismo que sitúe los productos estadounidenses muy por encima de los extranjeros.

Entre las posiciones presentadas por el candidato en su página web, critica las medidas de Obama en su relación con China, por considerar que su Gabinete ha tenido "demasiado miedo en proteger y avanzar hacia los intereses estadounidenses".

También ha declarado que detendrá el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés), un tratado de libre comercio multilateral que incluye a más de 10 naciones.

De igual forma, el multimillonario ha apostado por anunciar una medida típica en la historia del Partido Republicano: disminución de impuestos, con énfasis en las personas que más ganan.

 

Hillary, gran experiencia política y grandes escándalos

Clinton viene con una bagaje de experiencia política: fue senadora (2001-2009), primera dama (1993-2001) y secretaria de Estado en el primer mandato de Barack Obama. Pero también lleva a sus espaldas una pesada maleta de escándalos y polémicas.

La más reciente fue la relacionada al uso de un servidor privado y una cuenta privada de correo electrónico para discutir información clasificada cuando era secretaria de Estado. Clinton reconoció que lo hizo por comodidad y argumentó que otros funcionarios lo hicieron antes que ella. Las normas de seguridad de EE.UU. exigen usar el servidor del Gobierno para enviar cartas.

También en 2010, WikiLeaks dejó al descubierto el espionaje del Departamento de Estado mediante sus embajadas. Los cables secretos enviados por Clinton instaban a los diplomáticos estadounidenses a recopilar "datos biométricos" como "huellas dactilares, imágenes faciales, ADN y escáner de iris" de funcionarios africanos.

>> Hillary Clinton, la primera candidata oficial a la Casa Blanca

Vínculos con la élite financiera

Hillary ha delineado una agenda económica detallada: reducción de impuestos para la clase media, ampliar las oportunidades de las familias trabajadoras, inversión en infraestructura y el aumento del salario mínimo. Pero muchos no creen en su propuesta por sus vínculos con la élite financiera.

En marzo de 2015, The Wall Street Journal reveló que la Fundación Clinton, una organización con fines caritativos, aceptó 68 millones de dólares de donantes de la élite financiera, vinculados con gobierno extranjeros y empresas estatales mientras Hillary era secretaria de Estado.

De acuerdo al medios McClatchy News Service desde 2001 Arabia Saudita, Omán, Qatar y Emiratos Árabes Unidos dieron 40 millones de dólares a la Fundación Clinton. Mientras que la Fundación Victor Pinchuk, con sede en la capital ucraniana, donó 8,6 millones de dólares a la Fundación Clinton desde 2009 hasta 2013.

The International Business Times publicó que la Fundación Clinton aceptó millones de dólares de una compañía petrolera colombiana, poco antes de que Hillary cambiara su posición y apoyara un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Colombia.

 

Asume responsabilidad por ataque en Bengasi

En 2015, Clinton asumió su responsabilidad en el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia en 2012, donde fallecieron cuatro representantes diplomáticos, más otros funcionarios y soldados.

En sus últimos días como secretaria de Estado, Clinton fue criticada por  los republicanos, quienes aseguraron que esta se había negado a conceder mayores medidas de seguridad a los diplomáticos destinados a Libia antes del ataque. Esto fue negado por Hillary, quien dijo que nunca le fue hecha tal solicitud.

Apoyo a la invasión de Iraq 

Hillary apoyó la invasión de EE.UU. en Iraq en 2003 votó dos veces por la Ley Patriótica, relacionada con programas de espionaje de la NSA.

Clinton dijo estar arrepentida de apoyar la invasión en Iraq: "Cometí un error. Así de simple", aseguró a periodistas durante su campaña electoral en mayo de 2015. 

Sin embargo, poco después se retractó y justificó su decisión: "Esta (Oriente Medio) es una región en el mundo increíblemente complicada. Se complicará más. Muchas de las batallas que se están librando no han sido iniciadas ni tuvieron la intervención de Estados Unidos".

La guerra de Iraq se cobró 151 mil vidas entre 2003 y 2006, según el Ministerio de Salud iraquí. Pero, varios defensores de los derechos humanos afirman que la cifra de víctimas es superior.

Analistas internacionales indican que Hillary mantendrá la misma política belicista que han implementado todos los presidentes de EE.UU. La califican de un mal previsible, mientras que Donald Trump resulta una amenaza impredecible, que ha despertado una ola de racismo y xenofobia aún mayor en esa nación. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.