• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La OMS recomienda la vacunación como principal método de prevención.
    En Profundidad

    La OMS recomienda la vacunación como principal método de prevención.

En Angola se han registrado al menos 2 mil 400 casos de fiebre amarilla en los últimos cuatro meses.

El Comité de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó el 19 de mayo que el actual brote de fiebre amarilla que se registra en distintos países de África, no representa una emergencia internacional, sin embargo, hay que prestarle especial atención al incremento de los casos. 

El encuentro se llevó a cabo este jueves en Ginebra para evaluar la amenaza del brote de la enfermedad que desde diciembre de 2015 ha afectado a miles de personas y se ha extendido a países como China, Kenya y la República Democrática del Congo.  

En enero de este año, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Angola, notificó a la OMS un brote de fiebre amarilla, en su mayoría registrados en la Provincia de Luanda, la más afectada con mil 135 casos.

En Angola, se sospecha que hay al menos dos mil 400 casos actualmente, de los cuales, 293 han tenido consecuencias fatales y 969 fueron confirmados a través de pruebas de laboratorio.

El 29 de marzo, la OMS clasificó el brote como una emergencia de grado 2 según la escala del Marco de Respuesta a Emergencias, la cual consta de 3 niveles. 

La respuesta de la OMS ante la crisis


La OMS y demás organizaciones internacionales como Unicef, llevan a cabo desde febrero de este año una intensa labor para el control del brote mediante la prestación de apoyo a las campañas de vacunación a gran escala.

A Angola fueron enviadas más de 11 millones de vacunas, mientras que a la República Democrática del Congo, con menos habitantes, fueron enviadas 2 millones de dosis para combatir la enfermedad.

El Fondo Central de Respuesta a Emergencias de las Naciones Unidas aprobó la petición de 3 millones de dólares para la adquisición de vacunas. Además, el Gobierno de Angola ha comprometido 15 millones de dólares para la compra de vacunas contra la fiebre amarilla, además del pago del 50 por ciento del costo de las vacunas ya recibidas para la Provincia de Luanda.

¿Quiénes corren riesgo?


Los informes sobre casos importados en China, Kenya y la República Democrática del Congo demuestran que el brote constituye una amenaza potencial para todo el mundo. Hay riesgo de una epidemia de la enfermedad teniendo en cuenta la gran comunidad internacional residente en Angola y los frecuentes viajes no solo a países vecinos, sino también de otros continentes.

Están en riesgo todos los países en los que está presente el mosquito vector (Aedes) y en particular aquellos que son endémicos o se han visto afectados por brotes de dengue, fiebre chikungunya y enfermedad por el virus de Zika.

Actualmente, al menos 47 países de África, América Central y Sudamérica tienen población con esta enfermedad. Cerca del 90 por ciento de los casos notificados cada año, corresponden al África subsahariana.

Fiebre en América Latina


La OMS publicó en febrero de este año un informe donde muestra los países latinoamericanos con mayor riesgo de contraer una epidemia. Entre ellos se encuentran:

Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Colombia, Panamá, Paraguay, Perú, Suriname, Trinidad y Tobago y Venezuela, por sus zonas selváticas y los recientes brotes registrados por el mosquito transmisor. 

¿Cómo se transmite?


A través del mismo mosquito transmisor de los virus zika, chikungunya y el dengue. También, es transmitida por el mosquito Haemogogus, presente generalmente en las zonas selváticas.

Los mosquitos se infectan cuando pican a personas o monos infectados. La enfermedad no se transmite por contacto, sin embargo se incrementa la epidemia en zonas de hacinamientos o con servicios deficientes de suministro de agua y gestión de desechos.

Los síntomas


En las fases tempranas, el diagnóstico de la fiebre amarilla es difícil, debido a que puede ser confundido con paludismo, dengue hemorráfico, leptopirosis, hepatitis viral, específicamente la B y D, otras fiebres hemorrágicas y el zika.

La fiebre amarilla puede ser descartada por exámenes médicos de sangre o muestras del tejido hepático.

La enfermedad no tiene tratamiento específico, sin embargo se recomiento tratar los síntomas de deshidratación, fiebre e infecciones con antibióticos recetados por un especialista. 

¿Cuál es la recomendación de la OMS?


La OMS recomienda a los países donde esté presente el mosquito transmisor, reforzar el control de inmunización de los viajeros a las zonas potencialmente endémicas, así como vacunar a las personas que entran a países con riesgo de transmisión. 

Los viajeros procedentes de África o América Latina, deberían tener siempre un certificado de vacunación contra la fiebre amarilla. En caso de que haya motivos médicos para no vacunarse, el Reglamento Sanitario Internacional (2015) estipula que deben estar certificados por las autoridades competentes, acordó la OMS.

Además, la organización de la salud y la Unicef recomiendan que se incluya la fiebre amarilla en los programas de vacunación infantil sistemática (a partir de los 9 meses).

La OMS no recomienda restricciones al comercio con Angola ni a los viajes a ese país.

Vacunas limitadas


El Grupo internacional de coordinación del suministro de vacunas de fiebre amarilla, del que forma parte la OMS, confirmó la poca disponibilidad de la vacuna en el mundo. 

Teniendo en cuenta el brote actual, los envíos habituales de vacunas destinados a los programas de inmunización sistemática en otros países endémicos se están desviando temporalmente hacia Angola y otros países afectados.

Sin embargo, han examinado la viabilidad de la dilución y de la administración de fracciones de la dosis habitual, de acuerdo a los estudios clínicos que muestran que el uso de menores dosis podría ser una opción.

El control de los mosquitos contribuye a la prevención y es vital en zonas donde la cobertura vacunas es baja o la vacuna no está disponible. El control de los mosquitos incluye la eliminación de los lugares de cría y de los mosquitos adultos y las larvas mediante la aplicación de insecticidas.

Fiebre Amarilla en Cifras 


1.- La mortalidad de los casos graves no tratados puede llegar al 50 por ciento. 

2.- Cada año se producen en el mundo aproximadamente 130 mil casos que causan unas 44 mil muertes en países africanos. 

3.- En virus es endémico en las zonas tropicales de África y América Latina. 

4.- El número de casos ha aumentado en los últimos 20 años debido a la deforestación, movimientos de población y cambios climáticos. 

5.- No hay tratamiento curativo. 

6.- Una sola dosis de vacuna es suficiente para ser inmune y estar protegido. Tiene efecto 30 días después de ser aplicada. 

Contexto 

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El término "amarilla" alude a la ictericia que presentan algunos pacientes.
La lucha contra la Fiebre Amarilla cuenta con el apoyo económico de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea (ECHO), Unicef, el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF), los ministerios de salud y los asociados en los países.
Entre 2007 y 2014 se completaron campañas de vacunación preventiva contra la fiebre amarilla en 12 países: Benin, Burkina Faso, Camerún, Côte d’Ivoire, Ghana, Guinea, Liberia, Malí, República Centroafricana, Senegal, Sierra Leona y Togo.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.