• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Nicaragua se enfrenta a una ola de violencia promovida por grupos delictivos, denunciada como un intento de golpe de Estado.

Nicaragua se enfrenta a una ola de violencia promovida por grupos delictivos, denunciada como un intento de golpe de Estado. | Foto: Canal 4

Publicado 4 junio 2018

La violencia persiste en Nicaragua pese a los constantes llamados a diálogo del Gobierno de Daniel Ortega. 

La violencia promovida por sectores de derecha en Nicaragua persiste este lunes y ha dejado numerosas víctimas este fin de semana, mientras el Gobierno del presidente Daniel Ortega insiste en el diálogo. 

Este lunes la Policía Nacional en la ciudad de Masaya denunció un ataque a la dependencia de esta fuerza, lo que dejó un oficial muerto y otro herido. 

Entre otra de las víctimas mortales de estos actos violentos está un bebé recién nacido, que falleció al no poder recibir atención médica debido a los tranques instalados en el municipio Mulukukú. El informe médico precisa que la madre en trabajo de parto no pudo atenderse a tiempo, mientras que el bebé que necesitaba suministro de óxigeno no pudo recibirlo oportunamente. 

Además, también reportan que un grupo de delincuentes quemaron la casa del combatiente del Frente Sandinista de Liberación nacional (FSLN) Artilio Moraga, de 71 años, y destruyeron la panadería que era negocio familia. 

De acuerdo con el reporte de la Policía Nacional, cuatro personas fallecieron este fin semana y otras 32 resultaron heridas, entre ellos ocho agentes de seguridad. 

El Gobierno y el pueblo de Nicaragüa insisten en retomar la paz en la nación y este fin de semana se realizaron también caminatas y caravanas por la reconciliación en las localidades de Chinandega, Ocotal y El Triángulo Minero.

Los actos violentos que mantienen en tensión al pueblo nicaragüense fueron organizadas por las principales universidades privadas del país y por otros sectores opuestos al Gobierno de Ortega, bajo la excusa de la reforma del Seguro Social. Sin embargo, una vez derogada la modificación persiste la violencia y se niegan al diálogo. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.