• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El mandatario abogó por el respeto a los derechos humanos de los activistas que se encontraban dentro de la Embajada por autorización del Gobierno.

El mandatario abogó por el respeto a los derechos humanos de los activistas que se encontraban dentro de la Embajada por autorización del Gobierno. | Foto: @PresidencialVen

Publicado 16 mayo 2019

El jefe de Estado afirmó que llevarán la denuncia sobre lo ocurrido hasta sus últimas consecuencias y espera un pronunciamiento de Naciones Unidas.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó y repudió este jueves la irrupción ilegal cometida por funcionarios policiales de Estados Unidos (EE.UU.) en la sede de la embajada del país suramericano en Washington.

LEA TAMBIÉN

Gobierno de Venezuela reitera su disposición al diálogo

"EE.UU. ha allanado, ha asaltado con grupos de comando el recinto de la Embajada de Venezuela en Washington (...) una acción brutal en contra del derecho internacional y del respeto a las embajadas en el mundo", aseveró el mandatario.

Además, enfatizó que el mundo está observando atónito e indignado la forma tan violenta en la que los funcionarios policiales ingresaron a la sede diplomática, lo que marca un precedente en la violación de la Convención de Viena.

"Desde el Gobierno Bolivariano y Revolucionario, junto a todo el pueblo de Venezuela, rechazamos y repudiamos el asalto a la embajada por parte de grupos policiales del Gobierno de Donald Trump"

El jefe de Estado informó que dio instrucciones para llevar la denuncia por lo ocurrido hasta sus últimas consecuencias y espera que los órganos del sistema de Naciones Unidas se pronuncien por el hecho.

“Le he dicho a nuestro canciller Jorge Arreaza que llevemos la denuncia hasta las últimas consecuencias y que el Sistema de Naciones Unidas se pronuncie más temprano que tarde sobre esta violación grave a la Embajada de Venezuela en EE.UU.”, dijo.

Por otro lado, instó al Gobierno de EE.UU. a respetar los derechos humanos de los activistas que se encontraban, desde hace 36 días, dentro de la sede diplomática con autorización de las autoridades venezolanas.

Los activistas defendían el edificio de la embajada desde que ambos Gobiernos rompieron las relaciones diplomáticas. Sin embargo, las autoridades de EE.UU. y opositores venezolanos procuraon cortarles los servicios de luz y agua, así como evitar que les ingresaran alimentos y se mantenían asediando la sede diariamente. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.