• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril del año pasado fuertes lluvias provocaron que los ríos Mulato y Sangoyaco, afluentes del Mocoa, se salieran de su cauce y arrasaran con todo.

La noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril del año pasado fuertes lluvias provocaron que los ríos Mulato y Sangoyaco, afluentes del Mocoa, se salieran de su cauce y arrasaran con todo. | Foto: Semana

Publicado 31 marzo 2018

"Venían casas, carros, gente gritando, pidiendo auxilio y uno sin poder hacer nada, eso es muy duro", relató la sobreviviente Yolanda Chindoy.

La devastadora avalancha registrada hace un año en la ciudad de Mocoa, sur de Colombia, dejó 333 muertos, 398 heridos, 71 desaparecidos y más de 22.310 damnificados.

La noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril del año pasado fuertes lluvias provocaron que los ríos Mulato y Sangoyaco, afluentes del Mocoa, se salieran de su cauce y arrasaran con todo.

Más de 1.500 familias completas murieron tras el deslave ocurrido en 2017. Foto: Semana

Escuelas, casas, puentes y vehículos quedaron debajo del lodo. Fue calificado como el peor desastre por embates de la naturaleza en la historia de ese municipio. Los sobrevivientes destacaron que la tragedia pudo evitarse.

El Estado colombiano no atendió a los informes levantados en sucesos similares como el ocurrido en Armero en 1985 que se cobró la vida de 25.000 personas.

A un año de la tragedia, la recuperación de las zonas destruidas aún no ha ocurrido del todo.

Dos testimonios 

Jairo Fernando Calderón Majín, un joven de 16 años, logró sobrevivir a la tragedia. Relató que la inundación y el desplome de su casa se cobró la vida de sus padres, hermanos y otros familiares.

“Me gusta estar solo, llorar sin que nadie me mire. He hablado con mi mamá en sueños y le he dicho que la amo”, contó Majín, quien aún visita el sector Los Pinos donde quedaba su casa para recordar a sus seres queridos.

La colombiana Yolanda Chindoy vivía en una de los 48 barrios de Mocoa destruidos por el deslave. Foto: semana.com

Yolanda Chindoy también logró sobrevivir a la catástrofe porque logró salir a tiempo de su vivienda y refugiarse en una zona alta, junto a su hijo, nuera y cinco nietos. 

“Llovía muy duro pero yo no estaba muy pendiente (...) Venían casas, carros, gente gritando, pidiendo auxilio y uno sin poder hacer nada, eso es muy duro. Las olas saltaban y volvían a bajar, veíamos cómo arrancaban las casas”, relató Chindoy, quien se había mudado a Mocoa hace ocho años.

>> Aumenta tamaño de cráter que derramaba petróleo en Colombia


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.