• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Imagen ampliada de la estrella individual en un racimo de galaxias.

Imagen ampliada de la estrella individual en un racimo de galaxias. | Foto: www.nature.com

Publicado 4 abril 2018

Según las investigaciones científicas, Ícaro existió unos 4.800 millones de años luz después del Big Bang. 

Un equipo internacional de investigadores descubrió a Ícaro la estrella más lejana y jamás detectada en la galaxia, ubicada a 14.000 millones de años luz de la Tierra.

El telescopio Huble fue el aparato con el que se descubrió la estrella que tardó nueve mil millones de años luz en llegar a la Tierra, y fue identificado por la intensidad de su resplendor. 

El descubrimiento de Ícaro fue hecho "a través del análisis y de la comparación de los datos captados previamente por Huble, hemos determinado que esta nueva fuente de luz es una estrella que está situada en la misma galaxia que la supernova Refsdal", explicó el investigador del El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) José Diego, que trabaja en el Instituto de Física de Cantabria.

El efecto llamado lente gravitacional permitió hacer el descubrimiento del astro. 

El hallazgo marcó la historia de la ciencia, pues el equipo de Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) lo utilizó para rechazar una teoría sobre la materia oscura, que dice que buena parte de la misma está formada por agujeros negros 30 veces más grandes que el Sol.

>> NASA prueba paracaídas para su futura misión a Marte

El líder de la investigación de la Universidad de Minnesota, Estados Unidos, Patrick Kelly, explicó en un comunicado de prensa que “somos capaces de ver galaxias muy lejanas, pero esta estrella está 100 veces más lejos que la siguiente estrella individual que podemos estudiar, excepto si contamos las explosiones de supernova como una estrella”. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.