• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Washington considera que las fuerzas rusas se están aprovechando del tratado para obtener información sobre infraestructuras norteamericanas clave.

Washington considera que las fuerzas rusas se están aprovechando del tratado para obtener información sobre infraestructuras norteamericanas clave. | Foto: Sputnik

Publicado 22 noviembre 2020


Blogs



La noche del 22 de noviembre Estados Unidos completó el procedimiento para retirarse del Tratado de Cielos Abiertos.

El portavoz del Gobierno de Rusia, Dmitri Peskov, calificó de lamentable el hecho de que Estados Unidos se retirara del Tratado de Cielos Abiertos, agregando que "consideramos que el mismo se volverá en lo adelante poco vital".

LEA TAMBIÉN

China lamenta salida de EE.UU. del Tratado de Cielos Abiertos

Por su parte, el vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov, recalcó que el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso recibió una nota oficial de Estados Unidos con un aviso de retirada del Tratado.

Calificó de "inaceptables" las condiciones presentadas por Estados Unidos para mantener su participación, a pesar de que Rusia refiriera estar a favor de extender este acuerdo por cinco años sin condiciones previas.

Con anterioridad, el ministro de Relaciones de Rusia, Sergei Lavrov, exigió garantías por escrito a los miembros restantes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de que los datos que recopilen a partir de ahora no se compartirán con Estados Unidos, antes de avisar de que las bases estadounidenses en Europa no quedarían al margen de las misiones de vigilancia rusas.

En tanto, el Reino Unido mostró su compromiso con el Tratado de Cielos Abiertos, "que sirve a los intereses de seguridad euroatlánticos mediante el establecimiento de entendimiento y confianza mutuos a través de la transparencia militar", expresó un representante de la cancillería británica.

El acuerdo fue diseñado para mejorar la transparencia y la confianza entre las partes, al permitir la realización de un determinado número de vuelos de reconocimiento anuales sobre los signatarios con apenas un corto aviso.

La idea es que cuanto más se conozcan los ejércitos rivales, menos posibilidades hay de conflicto entre ellos. Pero las partes también usan los vuelos para examinar las vulnerabilidades de su oponente.

El Tratado permite a los observadores militares realizar vuelos de vigilancia aérea para obtener imágenes de movimientos de tropas y buques.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.