• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
La reforma migratoria es una de las bazas de campaña electoral más importantes del presidente Joe Biden.

La reforma migratoria es una de las bazas de campaña electoral más importantes del presidente Joe Biden. | Foto: Twitter: Center for Global Development

Publicado 19 febrero 2021


Blogs



La propuesta de Biden pretende dar ciudadanía a unos 11 millones de indocumentados y cuenta con apoyo en ambas cámaras.

El proyecto de ley con el que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, busca promover una ambiciosa reforma migratoria que otorgue una vía a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados llegó este jueves al Congreso.

LEA TAMBIÉN: 

Biden augura vuelta a la normalidad en EE.UU. para fines de 2021

Se trata de la propuesta bandera con la cual el Gobierno de Biden busca remodelar el sistema de migración del país, que desde hace más de 30 años no aprueba una reforma de este tipo: una iniciativa la cual busca garantizar una solución a largo plazo para los "soñadores", como se conoce a los inmigrantes llegados al país siendo niños y amparados por el programa DACA; y a los beneficiados por el Estatus de Protección Temporal (TPS), los cuales en su mayoría proceden de Centroamérica y los trabajadores agrícolas inmigrantes.

La reforma amplía el número además de los llamados "visados de diversidad" de 55.000 a 80.000, promueve cambios en el sistema de inmigración basado en el empleo y tiene entre sus prioridades mantener a las familias inmigrantes unidas.

Un esfuerzo similar fue liderado en 2013 por el entonces presidente Barack Obama, de quien fue vicepresidente  Biden, pero naufragó en la Cámara de Representantes pese a haber conseguido la aprobación del Senado. En esta ocasión, para convertirse en realidad, la propuesta de Biden deberá contar con la totalidad de los votos demócratas en el Senado, 50, y asegurarse diez republicanos.

El proyecto prevé un proceso de ocho años para que los indocumentados puedan alcanzar la ciudadanía. Antes, quedarán amparados por un estatus temporal y, después de cinco años, podrán optar por una tarjeta de residencia permanente (conocida por su nombre en inglés "green card").

Para los llamados "soñadores", los beneficiarios del TPS y los trabajadores agrícolas inmigrantes, la iniciativa propone una residencia legal de "inmediato" y tres años más tarde la ciudadanía. Será un requisito fundamental para estas personas "haber estado en el país antes del 1 de enero de 2021".

El proyecto de ley deroga además la prohibición de reingreso para quienes hayan permanecido de forma irregular en territorio estadounidense, elimina los topes por país para los visados basados en el empleo y aumenta de 10.000 a 30.000 los cupos para los visados U (que se otorgan a víctimas de abuso físico o mental).


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.